EEUU aplaude la Ley Sinde pero vuelve a afirmar que España es el paraíso de la piratería

Estados Unidos no se conforma con la obediencia de los políticos españoles a sus exigencias para aprobar la Ley Sinde. Desde el país norteamericano se ha vuelto a calificar a España como uno de los "paraísos de la piratería" junto a países como China, México o Rusia.

Según podemos leer en El País, en un documento que se presentará ante el Departamento de Comercio estadounidense, se vuelve a incluir a nuestro país dentro del saco de los países que más altos índices de piratería consienten. La RIAA (asociación de las principales discográficas estadounidenses), afirma que "el mercado musical en España se ha evaporado ante los ojos del Gobierno, que permaneció impasible ante la piratería".

El informe asegura que "en los últimos cinco años el mercado musical español se ha desplomado un 55%. Sólo de 2009 a 2010 la caída fue del 22%". No obstante, desde el documento se aplauden las esperadas nuevas acciones para frenar esta caída gracias a la aprobación de la Ley Sinde. "Tras años de inacción, España está cerca de dar un importante primer paso para controlar la legislación en la Red", se apunta en el documento.

No es la primera vez que se incluye a España en esta lista junto a otros países como China, Rusia, Canadá, Italia y México. Entre las posibles consecuencias de aparecer en ella están sanciones comerciales y una potencial espantada de empresas estadounidenses ubicadas en estos territorios. Por este motivo, desde el país norteamericano se recurre a "entablar negociaciones" pero en el caso de España se pudo comprobar –gracias a la información que publicó WikiLeaks– cómo éstas pasaban por ser más presiones que opciones dialogadas y consensuadas. El resultado final, en nuestro caso, la Ley Sinde.

Ayer se confirmó en el Congreso la aprobación definitiva de esta norma con la que el Gobierno y los partidos que la apoyaron (PP y CiU) esperan que España sea excluida de estas listas de las que no puede sino dudarse su fiabilidad a tenor de otros informes que la contradicen. A esto se une la posible ineficacia de la ley, y es que, existen problemas más complejos que no pueden ser resueltos únicamente a base de leyes. Menos aún, con leyes no consensuadas que ignoran la opinión de internautas y expertos en la Red y legislación. La duda que queda ahora es qué será necesario para que Estados Unidos saque de esta controvertida lista a España.