La industria del cine pide el cierre de los servidores de descarga directa como Megaupload

Duras acusaciones de la industria cinematrográfica a los servidores de descarga directa como Megaupload o Rapidshare, a los que acusa de colaborar con la piratería y robar su material. La última acción que ha tomado ha sido denunciar al servicio similar Hotfile, del que incluso ha solicitado su cierre.

El diario elmundo.es se hace eco de la demanda que ha presentado la Motion Picture Association fo America (MPAA), la asociación que aglutina a las principales compañías de la industria del cine estadounidense, contra la web de descargas directas Hotfile. En la denuncia se acusa a este servidor, similar a otros más conocidos como Megaupload o Rapidshare, de infringir las leyes que protegen los derechos de autor.

El portal de Internet "facilita el robo" de productos de cine y televisión en una "escala sorprendente", señala la MPAA. La asociación denunciante también afirma que Hotfile "se lucra magníficamente incentivando y proveyendo los medios para un incumplimiento masivo de las leyes de derechos de autor". Según la MPAA, ada día Hotfile es responsable del robo de miles de películas y programas de televisión de miembros de MPAA -incluidos filmes que aún están en los cines-, muchos de ellos son robados miles de veces al día".

A pesar de que Hotfile se defiende asegurando que la persona que sube contenidos a sus webs es quién decide quién tiene acceso a ese archivo, la industria de Hollywood afirma que ha sido la piratería el principal impulsor de esta web ya que "en menos de dos años Hotfile se ha convertido en una de las 100 páginas con más tráfico en el mundo".

La causa presentada contra Hotfile en un tribunal del distrito sur de Florida persigue el cierre de la página web y que su fundador, Anton Titov, indemnice al sector por los perjuicios provocados por su servicio. No es, sin embargo, el único caso contra este servidor de descarga directo, ya que el mes de enero Liberty Media denunció tanto al portal como a 1.000 usuarios del mismo afirmando que infringían la propiedad intelectual en más de 2.400 archivos correspondientes a 800 títulos de su propiedad.

¿Hasta qué punto son responsables Hotfile, Megaupload o Rapidshare de los contenidos que allí albergan sus usuarios? ¿Se puede exigir el cierre de todo un servicio porque una parte de los archivos infrinjan las leyes de propiedad intelectual?