Presentado en Europa el cargador universal para móviles, que se venderá a lo largo de 2011

Los fabricantes de teléfonos móviles más importantes que operan en la Unión Europea han presentado ante la Comisión comunitaria la primera muestra del nuevo cargador de móviles universal. Este permitirá recargar la batería de cualquier terminal, sea de la marca que sea, y llegará al mercado antes de que acabe 2011.

Nokia, Samsung, LG, Motorola, Sony Ericsson, Apple, Emblaze Mobile, Huawei, NEC, Qualcomm, Research In Motion (RIM), Alcatel, Texas Instruments y Atmel han sido las firmas que han participado en el proyecto que ha culminado con la entrega a los mandatarios ejecutivos del primer modelo de cargador universal que llegará a nuestro continente. Como leemos en MovilZona.es, antes de la finalización del presente año la conexión micro USB armonizará de una vez por todas las recargas de batería sin que importe la marca del terminal.

"Es una satisfacción para mí que empiecen a funcionar estos nuevos cargadores para móviles, basados en la nueva norma de la UE, y por supuesto una gran noticia para los consumidores europeos", señaló el comisario europeo de Industria, Antonio Tajani, tras la entrega del dispositivo por parte de Bridget Cosgrave, directora general de Digitaleurope.

Concretamente, el nuevo cargador universal tendrá una vida estimada de diez años y estará provisto de la citada conexión micro USB. Los móviles vendidos dentro del territorio comunitario se venderán sin este accesorio reduciendo así los costes. El siguiente paso que se plantean desde la institución comunitaria es universalizar otros adaptadores como el que recarga las baterías, por ejemplo, de los ordenadores portátiles.

Con la llegada del cargador universal se materializará un plan en el que la Unión Europea lleva empeñada mucho tiempo, como ya señaló a mediados de 2010, cuando impuso la obligatoriedad del mismo para este año. El motivo de tanto empeño es que la incompatibilidad de los cargadores de teléfonos móviles no solo es incómoda para los usuarios, sino que también supone un grave problema para el medio ambiente, según destaca la Comisión. Muchos usuarios que cambian de teléfono tienen que comprar también un nuevo cargador, aunque el anterior esté en buen estado.