Ley Sinde: Es irreal que el juez actúe en 24 horas

Ley Sinde: Es irreal que el juez actúe en 24 horas

Redacción

En tan sólo dos días el pleno del Senado dará un nuevo empujón para sacar adelante la Ley Sinde. Tras su aprobación volverá al Congreso donde dentro de dos semanas se producirá su aprobación definitiva. Sin embargo, cada vez son más los que dudan de la eficacia de esta norma, ya que parece bastante irreal que los jueces logren cerrar webs con la velocidad que pretenden los políticos.

"Es irreal que el juez pueda identificar a los responsables de estas páginas en 24 horas. Los juzgados de lo contencioso-administrativo están colapsados y eso convierte la ley en ineficaz". Así de convencido se ha mostrado el abogado especialista en propiedad intelectual Santiago Medrano en un artículo aparecido en Público.es. En él se contemplan distintas visiones con un mismo denominador común: la esperada ineficacia de la Ley Sinde para cerrar páginas web. "Además, no hay que tener en cuenta tan solo esas 24 horas. Hasta que la petición llegue al juez puede transcurrir bastante tiempo", explica el letrado.

La abogada Pilar Sánchez Bleda también comparte esta opinión y duda de esto procesos ultrarrápidos. "A la Ley Concursal se le dio una celeridad brutal, se redujeron los plazos y sigue siendo muy difícil cumplirlos. Tengo serias dudas de que se cumplan en este caso", indica. La misma abogada se refirió al papel del juez en el proceso. "El juez participa, pero no decide", asegura Sánchez Bleda, quien califica la ley de "parche". "Será difícil que el juez no entre a valorar el fondo del asunto. Tiene la obligación de entrar y tiene facultades para hacerlo. La ley tendría que obligar al juez, pero el texto está lleno de carencias y conceptos muy subjetivos".

Una ley que roza la inconstitucionalidad

Por otro lado, siguiendo la línea marcada por otras opiniones, Sánchez Bleda habló de la posible inconstitucionalidad de la norma. "Esta ley habla de actuaciones preventivas. Actúa no sólo contra quien causa un daño, sino contra quien sea susceptible de causar un daño. No se puede regular algo de manera preventiva, es algo parecido a lo que ocurre con el canon digital", afirma la abogada.

Asimismo, también se duda de la necesidad del cierre de páginas web declaradas legales por jueces como hemos visto en múltiples sentencias. "Si ha habido una sentencia que dictó que lo que hace una página no vulnera derechos, cabría preguntarse por qué se plantea el cierre de esa web. Una comisión administrativa no puede ir contra eso y un juez no puede admitir a trámite la denuncia. Supongo que los responsables de la comisión no actuarán contra páginas web que ya hayan sido enjuiciadas, porque podríamos encontrarnos ante un caso de prevaricación de un funcionario", concluye con claridad elabogado Medrano.

En apenas dos días, salvo sorpresa mayúscula, los senadores darán su aprobación a una norma que sigue despertando la desconfianza de un gran número de usuarios y especialistas. Aún así, la clase política parece dispuesta a seguir adelante con una ley abocada de lleno al fracaso. Sabemos que la alternativa propuesta por la industria de la cultura pasa por la persecución a los usuarios. La pregunta que ya empezamos a plantearnos es cuándo será el Gobierno el que recoja esa opción en una vuelta de tuerca a la ley.