Los trabajos de los universitarios tendrán copyright, un arma de doble filo

En plena era de cambio en torno a los derechos de autor y desarrollo de las licencias Creative Commons, el Ministerio de Educación ha aprobado la última versión del Estatuto del Estudiante Universitario, en la que se contempla el derecho "al reconocimiento de la autoría de los trabajos elaborados durante sus estudios y a la protección de la propiedad intelectual de los mismos".

Según podemos leer en El País, el Ministerio de Educación ha incluido nuevas reformas en el Estatuto de los Estudiantes Universitarios con el fin de garantizar algunos de sus derechos y que consideraba no estaban lo suficientemente protegidos. Con el fin de proteger los trabajos de los alumnos en "la era de la difusión universal y automática" abierta por Internet se ha establecido que éstos gocen de derechos de autor.

"Evitar la copia entre estudiantes, pero también su uso indebido por parte de los profesores" son algunos de los aspectos que se pretenden salvaguardar con estas medidas, según ha asegurado María José Romero, secretaria general de la Coordinadora de Representantes de Estudiantes de Universidades Públicas (Creup).

Según Romero, "dicen que más vale un "por si acaso" que un "quién lo iba a pensar". Parece obvio que siempre ha de ser así, pero pudiera ocurrir, por ejemplo, que un trabajo de fin de máster tuviera una temática concreta acorde con un proyecto de investigación del profesor tutor y podría darse el caso de que el profesor hiciera suyo el trabajo de fin de máster del alumno para incluirlo en su proyecto sin reconocerle la autoría ni pedirle su autorización". Este es el aspecto donde se quiere profundizar con esta protección.

Sin embargo, las primeras voces críticas no se han hecho esperar. Estas afirman que en las nuevas bases no se menciona la adaptación del concepto de derechos de autor a los nuevos tiempos que corren en la Red y la aparición de las licencias Creative Commons, que deberían impulsarse en sectores como la educación y la cultura. Copiar y modificar contenidos es una de las bases de los aprendizajes y una forma de impulso en las investigaciones y el derecho tal y como está recogido en el estatuto no tiene esto en cuenta imponiendo un concepto de derecho de autor anclado en el pasado y que pone límites a la evolución del conocimiento.