Álex de la Iglesia anuncia su dimisión tras la aprobación de la Ley Sinde

La Ley Sinde se cobra sus primeras víctimas. El presidente de la Academia del Cine, Alex de la Iglesia, ha anunciado que dejará su cargo después de haberse aprobado en el Senado la polémica norma. La renuncia en cargo, anunciada mediante su Twitter, se producirá después de la ceremonia de entrega de los premios Goya el próximo 13 de febrero.

El director de cine, que cumple dos años al frente de la Academia, ha anunciado su dimisión mediante su cuenta en Twitter y a través de un artículo publicado en el diario El País titulado "Después de la gala, dimito como presidente". En él se puede comprobar cómo la aprobación en el Senado de la polémica Ley Sinde para cerrar páginas web ha sido el principal motivo de renuncia al cargo.

"Lo coherente es dejarlo", afirmaba el cineasta en su artículo. Eso sí, habrá que esperar a la finalización de la gala de los premios Goya para que oficialice sudimisión ya que aseguró que "acabaré lo que he empezado, eso sí, no quiero decepcionar a los compañeros de profesión, y prometo no empañar la ceremonia con este asunto". El director bilbaíno insistió en que prefiere seguir "discutiendo y metiendo la pata como siempre, pero como director de cine, que es lo mío".

El texto sirve como llamamiento a las partes para que amplíen su perspectiva tanto en este como en otros temas, ya que "dialogar con personas que te llevan la contraria es mucho más interesante". "Puede resultar incómodo al principio, sobre todo si eres soberbio, como yo. Pero cuando aprendes a encajar, la cosa fluye, y las ideas entran", admite De la Iglesia.

De la Iglesia llegó a catalogar como "desastre" que los políticos aprobasen esta norma. "Lo mejor hubiera sido empezar de cero. Es una ley muy impopular. Enfrentar a creadores con la Red es el mayor de los errores. Llevo meses intentando conseguir un consenso entre todos y no hemos sido escuchados por los políticos. Esta ley no es la solución", aseguraba.

El director intentó escuchar a las partes implicadas y organizó hace un mes una reunión con éstas para buscar una solución común. Tras la aprobación ayer de Ley Sinde se confirmó cómo esta reunión y las voces -no pocas precisamente- de muchos ciudadanos en contra de la norma habían sido ignoradas.