Rechazo masivo a la Ley Sinde : Más de 40.000 firmas en contra del cierre de webs

Un "no" rotundo ha sido la respuesta de miles de ciudadanos a la alternativa del Gobierno para evitar las descargas en Internet, la llamada Ley Sinde, que promueve el cierre de páginas web con enlaces P2P minimizando la figura judicial. La organización de consumidores Facua ya ha recogido más de 40.000 firmas contra este polémico texto.

El manifiesto "Si es legal, es legal" promovido por Facua-Consumidores en Acción para pedir al Gobierno la retirada de la norma que fue rechazada en el Congreso pero que tendrá una nueva oportunidad para su aprobación, ya ha sido suscrito por la nada despreciable cifra de más de 40.000 ciudadanos. En el texto se pide al Ejecutivo el cese de la criminalización hacia los usuarios con un discurso alentado por las entidades de gestión de derechos de autor como SGAE o EGEDA y por la industria cultural.

"Ya está bien de insultar a millones de ciudadanos calificándolos de piratas, llamándolos criminales, por el mero hecho de compartir cultura", reza el texto, que a su vez pide "un cambio en las formas de gobernar, comenzando a escuchar a los ciudadanos y no sólo a la industria". Asimismo, asegura que "con la aprobación de la Ley de Economía Sostenible, el Ministerio pretende lograr lo que las entidades de gestión no han conseguido hasta la fecha en los tribunales, ni por la vía penal ni por la civil: el cierre de páginas web que incluyan enlaces para descargar obras a través de las redes de intercambio de archivos P2P".

Aunque no han sido precisamente pocas las sentencias que han legitimado la legalidad de las páginas web con enlaces externos, desde Facua se ejemplifica con una de ellas. "El Juzgado Mercantil nº 7 de Barcelona reconoce la legalidad de las webs que no ofrecen contenidos sujetos a propiedad intelectual, sino meros enlaces para descargar obras a través de las redes P2P". Esta sentencia admite que los enlaces constituyen "la base misma de Internet", y añade que las redes P2P, "como meras redes de transmisión de datos entre particulares usuarios de Internet", no infringen derecho alguno protegido por la Ley de Propiedad Intelectual.

La industria se resiste a adaptar su modelo de negocio

Igualmente, el manifiesto indica que "el intercambio no lucrativo de obras culturales ha sido siempre una práctica social y moralmente aceptada". "Los consumidores son los únicos que no obtienen lucro económico del acceso gratuito a las obras culturales. Pero también son el único sector criminalizado por la industria cultural y los gobiernos que se pliegan a sus intereses", sentencia.

El texto también insta a la industria cultural a "actualizar su modelo de negocio y adaptarlo a la nueva realidad de Internet, como ya hizo en momentos históricos anteriores con el nacimiento de la radio, la televisión o el vídeo doméstico". Sin embargo, no parece muy por la labor, como aseguró hace unos días uno de los representantes de las multinacionales, el director de la Coalición de Creadores, quien afirmó que su modelo de negocio no está obsoleto.

Para más información y apoyar el manifiesto visita "Si es legal, es legal"