El Gobierno afirma que sin la Ley Sinde desaparecerá la mitad de la cultura

El Gobierno afirma que sin la Ley Sinde desaparecerá la mitad de la cultura

Redacción

El varapalo sufrido por el Gobierno tras el fracaso en la votación el pasado martes de su proyecto para cerrar páginas web, la conocida como Ley Sinde, parece no haber hecho mella en los planes del Ejecutivo. El PSOE ha afirmado que seguirá intentando aprobar esta medida en el Senado con la ayuda de "los partidos responsables".

El Gobierno sigue en sus trece. Aunque el Partido Socialista se quedase solo a la hora de aprobar la polémica Disposición Final Segunda de la Ley de Economía Sostenible, continúa empeñado en imponer esta ley a la ciudadanía a pesar del rechazo manifiesto de los usuarios. Por un lado, el vicepresidente primero del Gobierno y ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha asegurado que "el Gobierno lo va a volver a intentar porque no hay país serio en el mundo que se pueda permitir no tener protegida la propiedad intelectual".

Rubalcaba aseguró, en manifestaciones recogidas por Portaltic.es, que en las próximas fechas el Ejecutivo va a buscar el consenso "que no logramos las semanas pasadas", aunque advirtió que "no es nada fácil". El ministro admitió, eso sí, que lo sucedido en la votación del pasado martes fue una "derrota parlamentaria", pero las consecuencias no se han mostrado en forma de dimisión alguna.

Asimismo, quiso incidir en las bondades de la norma rechazada. "No se trata de perseguir a nadie; no se atenta contra la libertad de expresión de nadie, simplemente tratamos de regular la propiedad de la gente que crea en España", afirmó Rubalcaba, repitiendo que no se trata de "criminalizar a quien se baja una película", sino de "combatir la piratería en la red" y luchar contra quien usa la red "para lucrarse la propiedad del otro".

Por otro lado, el secretario de Organización del PSOE, Marcelino Iglesias, se ha mostrado en la línea de lo expuesto por el ministro. Según Iglesias, si la regulación sobre las descargas no sale adelante, "desaparecería la mitad de la cultura". El socialista confía en poder aprobar el texto próximamente ya que cree que "hay muchos partidos responsables que serán capaces de ver que es una ley imprescindible".

A buen seguro, estas intenciones serán bien recibidas entre la industria cultural, entidades de gestión y algunos artistas como Alejandro Sanz o Javier Bardem, que han expresado su indignación tras conocerse el rechazo en el primer intento de colar a la ciudadanía la Ley Sinde. No lo tendrá fácil el Ejecutivo a la hora de convencer a la comunidad internauta, que ya se pronunció ante la intentona del Gobierno y parece que volverá a plantar cara ante un plan que a todas luces pasa por encima de los derechos de los ciudadanos.