Sindegate : Los internautas exigen que se no apruebe la ley antidescargas creada por EEUU

La oposición a la Ley de Economía Sostenible por parte de la comunidad internauta crece conforme se acerca la fecha de la aprobación definitiva por parte de una Comisión en el Congreso. Sindegate es la última iniciativa lanzada para que los usuarios muestren su rechazo ante los políticos, quienes teóricamente son nuestros representantes.

Sindegate.net es uno de los últimos esfuerzos de la comunidad internauta para intentar frenar la Ley Sinde antes de que la Comisión de Economía y Hacienda dé el visto bueno a la norma el próximo martes 21 de diciembre. Para ello, desde Hacktivistas.net, los impulsores de esta campaña, se ha hecho un llamamiento masivo para que los políticos encargados de dar la aprobación final al texto reflexionen y decidan no hacerlo finalmente.

"La Ley Sinde es un atropello a la libertad de expresión, al derecho de acceso al conocimiento y a la soberanía democrática", reza la campaña. Por este motivo, el colectivo ha hecho un llamamiento a los partidos nacionalistas CiU, PNV y Coalición Canaria para que impidan que salga adelante la polémica ley "por la puerta de atrás, como si fuera una ley de tercera categoría". "Tres partidos nacionalistas se han rendido ante los Gobiernos de España y EEUU para vender la independencia de Internet al poder corporativo del copyright. ¿Qué podemos hacer?", se cuestiona desde la web señalando a los partidos catalán, vasco y canario.

Demostradas gracias a WikiLeaks las presiones de Estados Unidos ejercidas hacia el Gobierno español y el Ministerio de Cultura, los ciudadanos españoles tienen la posibilidad de contactar con los representantes para mostrar su rechazo hacia una ley que no ha salido de la soberanía del pueblo español y que, a todas luces, sigue las directrices marcadas desde la Casa Blanca con la colaboración de importantes multinacionales.

Desde la web Sindegate.net se facilitan formularios para contactar de forma directa con los representantes de los partidos que decidirán dar su apoyo en la citada Comisión de Economía y Hacienda. Los usuarios tienen la posibilidad de mostrar sus argumentos ante la clase política. El último esfuerzo para decir "no" a los representantes de la ciudadanía es lo mínimo que se puede hacer si realmente se está en contra de esta norma.