Acusan a Google de posicionar sus propios productos en su buscador

Acusan a Google de posicionar sus propios productos en su buscador

Redacción

El mayor buscador de Internet, Google, de nuevo bajo acusaciones de abuso de posición dominante. Varias compañías han denunciado que la compañía de Mountain View posiciona sus propios productos como Google Maps o Google Health por encima de los que éstas ofrecen.

Según ha informado ReadWriteWeb a través de elmundo.es, un buen número de páginas web relacionadas con información de carácter local, salud o viajes se han mostrado perjudicadas por los resultados que muestra Google en sus búsquedas. Estas aseguran que la relevancia que da el buscador a sus propios contenidos juega en su contra, al quedar relegados los enlaces de estas compañías a posiciones secundarias (o más bien, no tan bien situadas como desearían).

Por ejemplo, el buscador muestra en los primeros lugares de sus resultados mapas con localizaciones de ciertos lugares de interés, lo que perjudica a estas otras empresas, que se ven imposibilitadas para competir con el gigante estadounidense. La posición de privilegio de los contenidos de Google perjudicaría a empresas como el portal de viajes TripAdvisor, el de salud WebMD u otros sitios con información local como Yelp o Citysearch.

Aunque las supuestamente perjudicadas no logran medir el impacto que estas prácticas de Google les están produciendo en su negocio, desde ellas se asegura que el buscador "está compitiendo con muchas páginas web por el mismo tráfico y el mismo dinero proveniente de la publicidad". Sin embargo, desde el buscador se echan balones fuera para defenderse de estas acusaciones.

Según Google, el buscador está construido "para los usuarios, no para las páginas web, y nuestra meta es dar a los usuarios respuestas". Así lo ha afirmado un portavoz de la compañía, quien ha asegurado que "algunas veces la respuesta más útil no está en los 10 enlaces azules (patrocinados) sino en un mapa con las direcciones o una serie de imágenes". "Solemos ofrecer estos resultados en forma de "respuesta rápida" en la parte alta de la página, porque nuestros usuarios quieren respuestas rápidas", sentencia.

No es la primera vez que se acusa a Google por este tipo de prácticas y la Comisión Europea ya respondió a la petición de varias compañías que mostraron argumentos similares abriendo una investigación. ¿Será sancionado el buscador por este motivo? ¿Son convincentes sus argumentos de "servicio hacia los usuarios" cuando las empresas pagan por aparecer en los primeros resultados? ¿Pueden estas empresas obligar al buscador a mostrar sus resultados a su manera por ser éstas las que pagan?