Un juez rechaza multar a los usuarios con una red WiFi desprotegida

Un juez rechaza multar a los usuarios con una red WiFi desprotegida

Redacción

Revés para la firma de abogados ACS Law, encargada de perseguir a usuarios de redes P2P en forma de cartas en las que se les solicitaba indemnizaciones por infracciones del copyright. Un juez ha rechazado su argumento, basado en que los usuarios son responsables de la protección de su conexión WiFi y por tanto de las descargas realizadas a través de ésta.

Según leemos en la publicación británica PC Pro, el despacho de abogados ACS Law ha perdido el caso que le enfrentaba a 8 ciudadanos y en el que acusaba a estos de haber descargado material protegido con derechos de autor. El grupo antipiratería había emprendido hace unos meses una campaña de envío masivo a usuarios británicos en el que se le exigía una compensación cercana a las 300 libras (más de 350 euros) por haber infringido el copyright con sus descargas.

El juez Birss ha rechazado atender la petición de ACS Law de abrir una causa judicial contra los usuarios dado que ni la firma es la propietaria de los derechos de autor ni los usuarios son responsables de las conexiones no autorizadas a su conexión WiFi. El juez señala en su dictamen que es "muy importante" diferenciar entre las conexiones sobre las que el usuario da permiso y las que no, y si no se ha concedido permiso para la descarga por parte de terceros de contenidos protegidos con derechos de autor, no se puede responsabilizar a los usuarios, que pasarían a ser víctimas de estas actividades.

En el pasado mes de julio nos hacíamos eco de la situación de un acosado con una de las cartas remitidas por ACS Law, que aseguraba no haber descargado ninguna de las canciones por las que el despacho de abogados le pedía una compensación de 295 libras. Por otro lado, meses más tarde y gracias a un ataque de Anonymous hacia este grupo antipiratería se conoció el motivo de este afán recaudatorio por parte de ACS Law: una situación cercana a la bancarrota, con deudas pendientes y numerosos problemas en el pago a proveedores de Internet.

Aunque la decisión del juez británico no obliga a las futuras sentencias que se produzcan en Reino Unido sí se podría usar como precedente, abriendo un debate legal sobre "a quién perseguir" en este tipo de casos: al usuario concreto o a la dirección IP. En otros países como Alemania o Francia se decantan más por la segunda opción, y ya se ha llegado a multar a usuarios por no haber protegido debidamente su WiFi y haber permitido descargas de material con copyright desde las mismas.