Rapidshare, multado con 150.000 euros por alojar libros protegidos con copyright

Rapidshare, multado con 150.000 euros por alojar libros protegidos con copyright

Javier Sanz

El popular servidor de descargas directas Rapidshare ha sido condenado y multado por un tribunal de la ciudad alemana de Hamburgo. El castigo asciende a 150.000 euros y el motivo del mismo es la no supresión de sus servidores de una serie de libros electrónicos protegidos con derechos de autor

Rapidshare pagará la elevada multa 10 meses después de que se iniciase el proceso en su contra. Los editores que en primer lugar denunciaron al servidor presentaron una segunda querella en la que demostraron los libros seguían estando disponibles en el sitio una vez el juzgado había ordenado la supresión de tales archivos. La multa se le impone ahora por no haber tomado las medidas necesarias para proteger las obras.

Hasta un total de 148 títulos habían sido alojados en el servidor de descargas sin el permiso de los escritores ni de los editores, que no tardaron en denunciar la situación acusando a Rapidshare de infringir el copyright. Desde el tribunal alemán se ha sentenciado que los culpables "no tomaron las medidas de control necesarias como un filtrado de palabras que detectase los títulos con derechos de autor". Asimismo, se ha impuesto al servidor la instalación de dicho filtro para evitar que situaciones como ésta se vuelvan a repetir.

La abogada que representaba a los grupos editoriales ha aplaudido la decisión judicial ya que "prevendrá a negocios como Rapidshare a la hora de enriquecerse sin permiso de los autores distribuyendo obras con derechos de autor".

La industria editorial ha sido una de las más críticas en los últimos meses tanto con los servidores, con los protocolos P2P por los que circula su material así como con los usuarios que descargan sus contenidos sin pagar por ello. Este sector llegó a calificar como "saqueo o delincuencia" el intercambio de archivos y ha sido de los más críticos con la "lentitud" con la que ha avanzado la llamada Ley Sinde que prevé acabar con el problema de las descargas en su opinión "ilegales".

Relacionados:

Rapidshare opta por vender películas y música a sus usuarios

Megaupload y Rapidshare son tortugas para algunos clientes de Telefónica