El PSOE rectifica y apoya la neutralidad de la Red en el Senado

El PSOE rectifica y apoya la neutralidad de la Red en el Senado

Redacción

Dos semanas después de haber dado la espalada y rechazar la moción presentada por el Grupo Popular en la que se pedía la defensa y garantía de neutralidad de la Red, el PSOE parece haber rectificado. Con sus votos la moción saldrá adelante y se instará de forma unánime desde la Cámara Alta al Gobierno a proteger este principio que aboga por la igualdad de los datos que circulan en Internet.

El Grupo Socialista en el Senado ha aprendido de su error y en esta ocasión sí ha apoyado la moción del Partido Popular en la que se insta al Gobierno a "modificar de forma urgente, en todo aquello que sea necesario y teniendo en cuenta el marco de la normativa europea sobre comunicaciones electrónicas, la normativa española en dicha materia, a fin de garantizar el cumplimiento por parte de los proveedores de telecomunicaciones que operan en España del principio de neutralidad".

La presión surgida a raíz de su primer rechazo dos semanas atrás ha hecho entrar en razón a los senadores socialistas, que en un principio habían rechazado la moción basándose en la influencia de "factores externos" que en su opinión había "degradado la moción". Estos no eran otros que las críticas a su postura por parte de la comunidad internauta y algunas conocidas figuras de la Red como Enrique Dans que hizo un llamamiento público para que se protegiese este principio.

La moción que ahora se ha aprobado con el apoyo de todos los grupos políticos pedirá al Gobierno de España que los operadores respeten este principio de neutralidad "asegurando que los paquetes de datos que circulan por sus redes reciban siempre el mismo tratamiento independientemente de su contenido, origen, destino o protocolo, sin que se filtre el tráfico de forma alguna, para privilegiar, limitar o impedir el acceso a determinadas páginas o servicios".

La intención es que el Gobierno promueva una ley que obligue a los operadores a respetar siempre este principio y no puedan priorizar las conexiones y el acceso los usuarios en función de los contenidos que circulan por la Red. Este es un primer paso en la defensa del concepto de neutralidad de la Red por parte de la clase política española, que debe dejar atrás sus rencillas ideológicas en asuntos tan importantes para los ciudadanos. Ahora ha de ser el Gobierno el que se ponga manos a la obra y trabaje para garantizar por ley este principio para que no se permita la injerencia de intereses económicos en la libertad de acceso a los contenidos en Internet. ¿Rectificará ahora el Gobierno su postura después de su respuesta a la consulta pública que planteó la Comisión Europea?