El fundador de Internet considera que desconectar usuarios es igual que enviarlos a la cárcel

Las desconexiones de usuarios que prevén realizar algunos países europeos como Francia o Reino Unido supondría el equivalente al envío a prisión para los usuarios. Esta es la postura de Tim Berners-Lee, considerado el fundador de la World Wide Web y que ha señalado su preocupación por las leyes antidescargas que se extienden por Europa.

"La desconexión de Internet es una forma de prisión", sentenció Berners-Lee, quien mostró su malestar por la privación del derecho a Internet y el choque que se produce entre las constituciones y estas leyes. "La Carta Magna dice que ningún hombre libre debiera ser privado de libertad sin un proceso justo", declaró el fundador de Internet.

El padre de la web ejemplarizó de una forma perfecta. "Cuando cometes un crimen, pierdes derechos. Si piensas sobre los tipos de crímenes por los que serías enviado a prisión, robar un DVD por primera vez no sería uno de ellos". A continuación manifestó su preocupación por el hecho de "desconectar potencialmente a una familia completa porque un niño bajó algo". "Me parece a mi que es algo irracional y poco práctico. Las cosas que están siendo propuestas en este momento están cruzando peligrosamente los límites de los derechos de las personas en la red", criticó.

Por otro lador, Berners-Lee afirmó que los proveedores de Internet no deberían ser responsables del contenido que transportan salvo en excepciones como que sean datos criminales y que deberían ser reportados y perseguidos. Esta excepción confirma su postura a favor de la neutralidad de la Red y que ningún servicio debería ser priorizado en detrimento de otros de ninguna forma.

En nuestro país aún no están contempladas estas formas de "prisión virtual" a las que alude Berners-Lee, pero sí se ha dado un paso muy grande para introducir la censura en la Red con la tramitación de la Ley Sinde y el cierre de páginas web por parte de la Comisión de Propiedad Intelectual que introduce la Disposición Final Segunda.

Más preocupantes son los casos de Francia o Irlanda. En ambos países ya ha comenzado el envío de la primera carta a los usuarios advirtiéndoles la detección de descargas P2P desde sus conexiones y que han de cesar en estas prácticas. Al tercer aviso se les cortará la conexión durante un año. Reino Unido es el siguiente en tomar este tipo de medidas y de enviar a los peligrosos criminales a la prisión que supone no tener Internet según el fundador de Internet.