Microsoft anuncia baneos múltiples a los usuarios de Xbox hackeadas

Microsoft anuncia baneos múltiples a los usuarios de Xbox hackeadas

Javier Sanz

Con la llegada de uno de los títulos más esperados del año, Halo Reach, Microsoft ya ha anunciado que prepara una nueva ofensiva para detectar a los jugadores cuyas Xbox hayan sido hackeadas y quieran conectarse a su plataforma online Xbox Live. "Estamos en nuestro derecho legal de expulsar de Xbox Live a los usuarios que modifican la consola", aseguran desde Redmond.

Como podemos leer en Público.es, Microsoft reabre sus "ataques" para expulsar a aquellos usuarios que "violan los términos de uso". La salida de Halo Reach es un momento propicio y desde el estudio creador del juego se ha anunciado que se borrarán los datos de aquellos usuarios que lleven jugando online desde antes del pasado viernes dado que o son "unos pocos clientes con suerte" o gente que utiliza una copia del juego. Halo Reach se podía conseguir desde el mes de agosto a través de las redes P2P como BitTorrent pero a pesar de ello en su lanzamiento rompió todos los registros y fue récord de ventas.

El fabricante de la exitosa Xbox 360 lleva mucho tiempo esforzándose por expulsar a quienes no posean o los juegos originales y hayan modificado su consola de forma que puedan cargar copias de juegos. Otras compañías fabricantes de juegos optan por incluir sistemas DRM de protección anticopia pero poco se tarda en conseguir antídotos para saltárselos.

Para el juego online muchas compañías optan por asegurarse los usuarios ofreciendo una clave única por jugador que compre el juego original, sin la que es imposible acceder a los servidores. No obstante, otras incluyen métodos menos eficaces como el que utilizó Ubisoft en la versión de PC de su Assasins Creed II, que causó errores incluso a los usuarios con el juego original.

Por su parte, hace unas semanas conocíamos cómo Nintendo volvía a repetir la estrategia que retoma Microsoft para intentar detectar y bloquear a los usuarios de su consola Wii por medio de una actualización cuya eficacia se pierde con el paso de poco tiempo. Igualmente, lanzó actualizaciones para la Nintendo DS que impedían el funcionamiento de cartuchos flash que entre otras opciones da la posibilidad al jugador de cargar copias de juegos. Sony, con su recién lanzado PS Jailbreak para PlayStation 3, también sigue los pasos de sus competidores pero ni impidiendo la venta de los dispositivos en algunos países conseguirá evitar seguir luchando contra la "piratería".

Y precisamente la llamada "piratería" es la responsable, según aseguran desde el desarrollador de videojuegos Capcom, de que Street Fighter IV no vea la luz en su versión para PC. La mítica saga de juegos de lucha no verá cómo su último título llega a los ordenadores a menos que la compañía encuentre alguna medida de luchar contra las "copias ilegales".