Acuerdo entre Nintendo y una tienda que vendía cartuchos flash para Nintendo DS

Sentencia de conformidad entre Nintendo y una tienda de informática que vendía cartuchos flash para la consola portátil del gigante japonés, Nintendo DS. Los dos propietarios de la tienda accederán a pagar 2.720 euros cada uno para evitar un juicio en el que la compañía de videojuegos reclamaba que la cantidad defraudada ascendía a casi 4,5 millones de euros.

Según recoge ElOtroLado.net, finalmente no se celebró el juicio que enfrentaba a las partes y que tenía fecha el pasado día 10 de septiembre. Nintendo y los propietarios de Infocoste S´Escorxador, tienda ubicada en Palma de Mallorca, habían llegado a una sentencia de conformidad por la cual se declaraban culpables por haber vendido cartuchos flash para la portátil de Nintendo, que permiten la ejecución de software casero así como la carga de copias de juegos.

Nintendo solicitó en un primer momento una indemnización de 120.000 euros y 6 meses de cárcel para los acusados por varios delitos continuados contra la propiedad intelectual e industrial. La empresa argumentaba que se había producido una vulneración de su software, ya que los cartuchos R4 necesitan utilizar los programas de Nintendo para poder arrancar.

Por su parte, la defensa pretendía mostrar su inocencia presentado un testigo que utiliza las portátiles de Nintendo con cartuchos flash para realizar un curso de formación para niños y jóvenes. Según señalan, todas las herramientas utilizadas son software libre, no violando con ello ninguna propiedad intelectual de Nintendo ni ninguna otra ley. Además, apuntaban que en ningún caso se vendía software falsificado ya que en ningún lugar de las tarjetas o cartuchos está escrito el nombre de Nintendo y que además los cartuchos por sí mismos no realizan nada, si no se introducen datos mediante tarjetas externas.

Sin embargo, el enfrentamiento no ha llegado a producirse en los tribunales ya que los acusados han acabado cediendo para no alargar un litigio cuyos costes serían difíciles de mantener económicamente y supondría arriesgarse a que el juez finalmente les condenase a mayores multas. A buen seguro, ahora Nintendo intentará utilizar esta sentencia como precedente para próximos juicios por los mismos motivos.