El éxito de Android provoca que aparezca otro troyano

El éxito de Android provoca que aparezca otro troyano

Redacción

La semana pasada informábamos de la llegada de un troyano para el sistema operativo Android que realizaba llamadas y enviaba mensajes sin cosentimiento del usuario. Unos días más tarde ha llegado un segundo troyano, Tap Snake, camuflado en forma de juego pero que realiza un seguimiento y espionaje de la ubicación del usuario.

La creciente popularidad de la plataforma de Google la coloca en el blanco de los ataques maliciosos. Así, ha llegado Tap Snake, que instala una aplicación de espionaje comercial llamada GPS Spy, aunque en realidad pretende ser un videojuego. El juego se ejecuta siempre de fondo, y se reinicia automáticamente cuando reiniciamos el teléfono, pero a la vez, el propio juego informa secretamente cada 15 minutos a un servidor de la ubicación GPS del teléfono.

Aunque no estamos ante una grave amenaza y que es sencilla de detectar, el hecho importante es el desarrollo creciente de este tipo de aplicaciones maliciosas para los móviles Android. Deberíamos estar atentos, en este caso, a cómo el juego solicita permiso para conectarse a Internet y al GPS, por lo que es fácil de detectar las segundas intenciones que trae.

Por otro lado, la empresa especializada en seguridad informática Symantec, ha anunciado que ha clasificado esta aplicación dentro del rango de los troyanos debido a que no deja ver su intención inicial de entrada, sino que se camufla a través de un juego.

Sus funciones no son tan maliciosas como el recientemente descubierto "Trojan-SMS.AndroidOS.FakePlayer.a", camuflado en forma de reproductor de medios de apariencia totalmente legítima en móviles con Android, pero cuyas funciones maliciosas del virus detectado podrían salir muy caras a los usuarios ya que explota el sistema para el envío de mensajes a costa del propietario del teléfono sin que éste se percate. Como en todos estos casos, se recomienda al usuario mucha precaución a la hora de instalar aplicaciones en sus dispositivos móviles para evitar disgustos.