Hasta 30.000 dólares de multa por descargar una canción en las universidades de EEUU

No saldrá precisamente barato descargar una canción a través de programas P2P como LimeWire o KaZaA a los universitarios estadounidenses desde los centros de estudi. Algunas universidades han anunciado multas por este acto que van desde los 750 a los 30.000 dólares por canción descargada.

Desde el pasado 1 de julio, las universidades de Estados Unidos han instalado o creado procedimientos para prevenir el intercambio de archivos desde sus centros, tal y como requería desde 2008 la Ley de Protección del Copyright. Por ello, si descubren que algún estudiante se salta estos protocolos quieren aplicar un castigo ejemplar.

La multa o sanción depende de cada centro. La Universidad de Carolina del Norte habla de expulsión del alumno como posible consecuencia. Otras hablan de 20 horas de servicios a la comunidad por canción descargada y multa de 25 dólares, algo bastante más razonable que casos como la propuesta que ronda los 250.000 dólares, lo que algunos jueces ya han tachado de irracional.

En otros campus como el de la Universidad de Los Angeles, han optado por otras vías para monitorizar las descargas ya que el uso de software comercial viola las normas de privacidad del centro. En este caso si se detecta que un estudiante realiza descargas ilegales se le bloquea la conexión y se le avisa por carta obligándole a eliminar los archivos de su ordenador aparte de acudir a una sesión donde explican los motivos que le han llevado a compartir material con copyright. Si reincide, se le corta la conexión durante un año.

A pesar de estas medidas, en ocasiones no consiguen disuadir a los usuarios, que siempre encuentran «otras vías» para continuar descargando archivos. Sin embargo, el riesgo que conlleva compartir archivos en las universidades estadounidenses va camino de convertirse en una práctica de alto riesgo.