La UE decidirá sobre el control del tráfico por parte de las operadoras antes de 2011

La regulación por parte de la Unión Europea sobre la posibilidad de que los operadores puedan priorizar las conexiones de los usuarios llegará antes del final del presente año. La Comisión Europea acaba de lanzar la consulta pública sobre la Red y tomará una decisión respecto a los problemas de gestión de tráfico si las legislaciones actuales no son suficientes para solucionarlos.

Proveedores de contenido, operadores y usuarios pueden participar en el debate sobre la neutralidad de la Red que presentó la vicepresidenta de la Comisión Europea y comisaria de la Agenda Digital, Neelie Kroes, en su visita a Madrid. "Internet debe ser abierta, transparente y eficaz", aseguró en el acto en el que participó.

Sin embargo, el principio de neutralidad de la Red preocupa entre los usuarios. Y es que la opción que permitiría a los operadores adoptar prácticas de control del tráfico para "dar prioridad a una clase sobre otra" se prevé que sea el tema más peliagudo de este debate. Quienes defienden la neutralidad, esta posibilidad acabaría con la base democrática e igualitaria de Internet. Los operadores, en cambio, creen que les ayudaría a amortizar las inversiones que se necesitan para las nuevas redes de alta velocidad.

En Estados Unidos ya ha sido legitimada por un tribunal federal la práctica conocida como throttling por parte del operador Comcast. En aquella ocasión, la compañía procedió al descenso de velocidad de los usuarios que consumían mucho ancho de banda con las descargas a través de programas P2P como eMule o BitTorrent. El regulador estadounidense denunció este procedimiento pero la Justicia dio la razón al operador.

Parece que la Comisión Europea plantea una regularización desde el consenso con la apertura de este debate. Este es el aspecto más polémico pero no el único a tratar. La universalización de la banda ancha a todos los ciudadanos europeos en 2013, así como la creación de un mercado único digital y que, al menos, la mitad de los europeos puedan relacionarse con sus gobiernos electrónicamente para 2015 son otros de los objetivos que habrá de plasmar el texto final.