La Unión Europea niega que pretenda cortar las conexiones que descarguen copyright

La Unión Europea no ha tardado más que unas horas en salir a defenderse de las numerosas críticas que le han llovido desde Internet por su supuesta postura en el Acuerdo Comercial Antifalsificación (ACTA). Según un borrador filtrado a la prensa, la UE habría propuesto el endurecimiento de la ley con la posibilidad de cortar las conexiones a aquellos que descargasen material protegido con derechos de autor. Sin embargo, en su última declaración ha asegurado que "no se contempla la posibilidad de obligar a ello a los países firmantes del ACTA".

Recién finalizada la octava ronda de negociaciones del ACTA -desarrollada en Wellington, Nueva Zelanda-, los países que negocian el tratado internacional que pretende poner freno a la piratería y las falsificaciones han mostrado su satisfacción por cómo se están desarrollando las discusiones.

A su vez, han acordado hacer público el primer borrador oficial del tratado el próximo 21 de abril, en respuesta a las acusaciones de secretismo y de falta de transparencia en las negociaciones. Hasta ahora sólo se conocían datos de forma filtrada y éstos han sido rechazado por gran parte de la comunidad internauta.

En concreto, se especulaba con que la Unión Europea estaría tratando de introducir sanciones penales a los usuarios que descargasen contenidos protegidos con derechos de autor, tal y como sucede ahora en Reino Unido con su ley antidescargas. Si bien la UE se defiende de estas acusaciones argumentando que no habrían ordenado incluir esta medida en el texto, la verdad dice que al menos sí sugería actuaciones similares y admiten que mantendrán la confidencialidad de sus respectivas posiciones negociadoras.

Responder eficazmente ante la piratería sin el sistema de tres avisos

"Aunque los participantes reconocen la importancia de responder eficazmente al reto de la piratería en Internet, confirman que nadie está proponiendo obligar a los Gobiernos a establecer un sistema de respuesta gradual o de tres avisos para las infracciones de los derechos de propiedad intelectual en la Red", asegura el comunicado conjunto.

Por otro lado, el comunicado asegura que "no hay ninguna propuesta para obligar a los participantes en ACTA a exigir a las autoridades aduaneras que registren el equipaje de los viajeros o sus dispositivos electrónicos personales en busca de productos que incumplan las normas", otro punto duramente criticado por diversas asociaciones de derechos civiles y expertos y que habría sido sugerido por la industria cultural estadounidense a su Gobierno.

La próxima fecha en el calendario para la ronda de negociaciones sobre el ACTA será junio de 2010. Hasta entonces, los países que negocian el tratado esperarán las reacciones que suscitará a buen seguro la publicación del borrador oficial la próxima semana.