La banda ancha mejora en España pero sigue siendo de las más caras

La banda ancha mejora en España pero sigue siendo de las más caras

Redacción

Los datos siguen siendo desoladores: la tarifa de banda ancha más barata en España es de 34,6 euros, un 141 por ciento más que la media europea y el triple que en países como Francia, Estonia o Suecia. La mejora en cuanto a velocidad de las conexiones aumenta sensiblemente pero no disminuye un precio que muchos consideran aberrante para la calidad ofertada.

El último informe realizado por la consultora Analysys Mason y publicado por Cincodías.com, muestra que todavía hay mucho camino por recorrer en nuestro país respecto a velocidad de las conexiones de banda ancha así como el precio de éstas.

La conexión más económica (ajustada en paridad de poder de compra, e incluido IVA y alquiler de línea) es de 34,6 euros. A pesar de ser cara, el analista de Analysys Mason Lluís Borrell considera que "España está en la parte media-alta de Europa si tenemos en cuenta la velocidad y que el mercado está cambiando gracias a los operadores alternativos y la respuesta de Telefónica ante sus ofertas agresivas".

Tan sólo un 1 por ciento de acceso a redes de fibra en España

Sin embargo, en contra de la opinión de Borrell, el precio de la banda ancha tiende a subir en España debido a que las modalidades ultrarrápidas son más caras, y están por encima de los 50 euros al mes. El motivo reside en que las compañías deben destinar partidas multimillonarias para financiar los despliegues de redes de nueva generación.

Y es que la penetración de las redes de fibra en nuestro país es irrisoria hasta el momento. Según datos de la Comisión de Mercado de las Telecomunicaciones (CMT), en España hay 9.841 líneas de fibra óptica hasta el hogar (FTTH) contratadas sumando empresas y clientes residenciales, lo que supone una penetración del 1 por ciento en FTTH. Un dato muy negativo que nos sitúa a la cola de Europa.

Ver comparativa ADSL y cable con precios actualizados