La Asociación de Internautas se aferra a Bruselas como salvación al caso Putasgae

Seis años más tarde, el "caso Putasgae" todavía no está cerrado. Tras la sentencia del Tribunal Supremo que desestimaba el recurso de casación presentado por la Asociación de Internautas, ésta recurrirá ante la Comisión Europea la sentencia que le obliga a indemnizar a la SGAE con 36.000 euros en concepto de daños y perjuicios por alojar las direcciones putasgae.info y antisgae.internautas.

La AI argumenta que la resolución condenatoria conlleva una grave lesión al derecho a las libertades de expresión e información, al exigir a agentes privados el control y la censura de contenidos en Internet. Asimismo, "ignora la normativa española y europea vigente sobre prestación de servicios de Internet, al entender que únicamente actuó como alojador de los subdominios sin "ser responsables" de la información almacenada", según ha señalado el presidente de la asociación, Víctor Domingo, a Portaltic.

En este último intento de eludir la multa, la AI vuelve a argumentar que "compartir ideas no implica forzosamente compartir la forma de expresarlas" y asegura que "la Asociación de Internautas no utiliza expresiones injuriosas en la manifestación libre de sus opiniones". Con la sentencia del Tribunal Supremo, "cualquier información podrá ser ahora denunciada por cualquiera".

Un ejemplo similar, según se apunta desde la web de la AI, podría ser el siguiente. Un usuario contrata un subdominio con Telefónica (por ejemplo, www.antisgae.telefonica.es) que es redirigido a un dominio propio donde edita contenidos con su derecho a la libertad de expresión. Según este ejemplo, la sentencia condenaría directamente a Telefónica por prestar los servicios si no detecta y retira a tiempo los contenidos de este usuario.

Bruselas será quien tenga la última palabra en este polémico y prolongado caso. Si finalmente la asociación ha de pagar los 36.000 euros contará con el colchón de 25.500 euros que ha facilitado la solidaridad de los internautas tras la campaña de recaudación de dinero.