La guerra del fútbol tiene un claro vencedor hasta el momento, el grupo Prisa

La guerra del fútbol desatada entre Mediapro y Prisa ha tenido consecuencias económicas muy negativas para la productora catalana presidida por Jaume Roures. Mediapro tendrá que pagar 97 millones de euros.

Partidos en abierto, pérdida de derechos y sobre todo muchas críticas entre ambos grupos audiovisuales. La polémica entre Mediapro y Prisa llegó incluso a los clubes de fútbol que amenazaron con parar la liga.

Prácticamente un año después, Prisa ha informado en un comunicado que Mediapro deberá pagar a Audiovisual Sport 97 millones de euros, además de las costas procesales. La compañía participada al 80 por ciento por Sogecable y al 20 por ciento por Televisión de Cataluña, demandó la productora presidida por Jaume Roures en julio de 2007 por incumplimiento del contrato alcanzado para la explotación de los derechos del fútbol en televisión.

Mediapro recurrirá

Después de conocerse la sentencia, la compañía lanzó un comunicado informando que el fallo "no es en absoluto firme". "Se trata de una resolución en primera instancia a la que le espera un largo camino hasta alcanzar la firmeza judicial", señaló la empresa. Asimismo, Mediapro insiste en que el fallo hecho público esta semana no influirá en la explotación de derechos de los partidos de la Liga y Copa del Rey, que "no sufrirá ninguna modificación y continuará con absoluta normalidad, de la misma forma que se ha hecho durante toda esta temporada".

¿A quién pertenecen los derechos de los clubes?

La sentencia ha puesto más pimienta entre ambos grupos. Audiovisual Sport asegura que "los derechos de los clubes vuelven a pertenecer a la compañía": Un año después, la guerra no ha hecho más que empezar.