¿Pagarías una instalación de fibra particular? En Europa comienza a ser habitual

En varios países como Reino Unido o Suecia hay ciudadanos que están construyendo sus propias líneas de fibra óptica en colaboración con operadores locales. Primero se cava la zanja, se instala una roseta y se lleva el cable de fibra óptica hasta el nodo más cercano. Este tipo de iniciativas está popularizándose en zonas aisladas donde los operadores directamente no invierten en su propia red.

La operadora noruega Lyse Tele ofrece descuentos importantes a los clientes que deciden abrir una zanja en sus hogares y entierran el cable de fibra óptica que llega hasta su hogar (FTTH). Una vez que el usuario finaliza la instalación, un técnico supervisa que está todo correctamente y provisionan el servicio con precios muy asequibles y velocidades altas (10, 30 y 50 megas), además de televisión en Alta Definición.

En Yorkshire, (Reino Unido) el 20 por ciento de los hogares no disponen de más de 2 Mbps de velocidad. Para mejorar esta situación, la operadora Fibrestream ha lanzado un plan de ayuda para los granjeros que posibilita el despliegue de fibra hasta los hogares. Simplemente tienen que colaborar en la instalación y después disfrutarán de un servicio de alta velocidad.

En algunas zonas rurales de Australia donde las ayudas públicas no han posibilitado el despliegue de fibra por parte de los operadores privados, los ciudadanos también están llevando a cabo iniciativas privadas para acceder a la red con velocidades similares a las zonas urbanas. En España podrían abordarse iniciativas similares, sobre todo porque habrá muchas zonas donde la fibra óptica no llegue nunca, de hecho, la Comisión de Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) estima que en 2023 sólo dispondrán de conexiones de fibra el 45% de los hogares de las grandes ciudades.

¿Pagarías tu propia instalación de fibra óptica? En algunos municipios los Ayuntamientos están financiando este tipo de despliegues a nivel local.

Vía BlogCmt