La Justicia europea admite excepciones para saltarse las medidas antipiratería de consolas

Eliminar la protección antipiratería de las consolas es legal en ocasiones según el Tribunal de Justicia de la Unión Europea. Así se ha pronunciado en su última sentencia, referida al caso que enfrenta a Nintendo ante PC Box por comercializar sus consolas modificadas sin protección anticopia.

El TJUE añade un nuevo episodio en la pugna entre compañías como la citada Nintendo y los desarrolladores de homebrew y empresas que comercializan determinados dispositivos que permiten eludir las medidas antipiratería de las consolas. Hasta el momento ha habido mucha polémica al respecto y ha habido varias posiciones de los tribunales al respecto.

La sentencia concreta que acaba de conocerse responde a las preguntas prejudiciales enviadas desde el Tribunal de Milán respecto al litigio que enfrenta a Nintendo y PC Box por las consolas modificadas que comercializa ésta. Éstos sistemas a priori no están desarrollados para la ejecución de copias piratas en las consolas, pero sí anulan los sistemas antipiratería de éstas para la ejecución de otras aplicaciones como la lectura de películas, vídeos y archivos MP3.

El TJUE declara que las medidas tecnológicas desarrolladas de forma específica para anular los sistemas antipiratería para la ejecución de juegos pirata sí son ilegales. En cambio, afirma que "esta protección jurídica debe respetar el principio de proporcionalidad sin prohibir aquellos dispositivos o actividades cuyo empleo o finalidad comercial principal persiga objetivos distintos al de eludir la protección técnica con fines ilícitos".

Por este motivo, el TJUE "insta al tribunal remitente a comprobar si otras medidas de protección eficaces podrían provocar menos interferencias o limitaciones en las actividades de terceros". Asimismo, anima al tribunal italiano a examinar si los dispositivos que comercializa PC Box se utilizan con fines ilegales o si son empleados por terceros para utilizar aplicaciones que no vulneren la propiedad intelectual. Tras evaluar la situación será el tribunal remitente el encargado de tomar una decisión.

La decisión contrasta con la reforma del Código Penal que ultima el Gobierno español para acabar con la legalidad de la modificación de consolas. Como recogimos meses atrás, en la actualidad se consideran ilegales las tecnologías diseñadas exclusivamente para saltarse la protección antipiratería, pero con el texto reformado se incluirá en esta tipología cualquier sistema con estas cualidades aunque esté diseñado con otros fines.