Desarrollan una tecnología que multiplica la velocidad de la fibra óptica por diez

Un grupo de investigadores pertenecientes a la Escuela Politécnica de la Universidad de Lausana (EPFL) en Suiza, acaba de desarrollar una nueva tecnología centrada en el concepto de tratamiento de la luz que mejoraría la velocidad de las actuales líneas de fibra óptica, llegando a multiplicarla por diez.

La fibra óptica es ya un conocido medio de transmisión, empleado habitualmente para la comunicación en redes de datos. Su estructura posee en su núcleo una delgada hebra de vidrio o silicio fundido que conducen pulsos de luz en los que se codifica los datos que se quieren mandar. El principio básico de su funcionamiento se basa en la ley de refracción total y la lay de Snell. La luz se rebota entre las paredes de la fibra de tal manera que este no atraviesa el revestimiento que la rodea, sino que se refleja hasta llegar a su destino. La información viaja en forma de unos y ceros que convencionalmente, se transmiten de forma que un pulso de luz indica un bit 1 y la ausencia de luz indica un bit 0.

La novedad incluida por los científicos de la EPFL se centra en este punto. Y es que han conseguido tras sus estudios, conseguir superponer parcialmente estos pulsos de luz, de manera que se aprovechen los espacios que antes se quedaban sin utilizar (por los ceros). Todo ello, como es lógico, sin perder fiabilidad en la transmisión.

Explicado de una manera más simple, antes los haces de luz de información viajaban en lo que se asemeja a una fila india, y dejaban vacíos los huecos correspondientes, de esta manera, diferentes datos se superponen como fichas de puzle, para rellenar estos huecos, entrelazándose de alguna manera.

La principal ventaja de este descubrimiento es que la banda ancha que soporta la fibra se ve multiplicada por diez, permitiendo enviar más información en menos tiempo. El método, logra mediante estos pulsos de luz, llamados Nyquist, dar solución el problema de las interferencias que existían hasta ahora en otros métodos que se estaban desarrollando con el mismo objetivo. Por si fuera poco, este descubrimiento permitiría aumentar la velocidad considerablemente en la fibra óptica con una inversión mucho menor que otras soluciones que se estaban proponiendo, ya que solo es necesario cambiar los equipos emisores, sin tocar las líneas de fibra óptica instaladas.

Sin duda, este es avance que debería lanzar definitivamente a las compañías de telecomunicaciones a expandir mucho más las redes actuales de fibra óptica. Muchas de ellas ya lo están haciendo a mayor velocidad, y si este sistema llega finalmente, como es de esperar, al resto del mundo, hará de esta tecnología, un medio de comunicación más interesante aún.