La estrategia de Microsoft con Windows 9 será simplificar su oferta de sistemas operativos

Microsoft prepara la próxima versión de su sistema operativo. Una de las grandes novedades que incluirá será la fusión de las actuales plataformas, que la compañía tiene diversificadas en tres versiones: Windows 8 para PC, Windows RT para tabletas y Windows Phone para smartphones.

La evolución de Windows pasa por integrar al máximo los actuales sistemas operativos de la compañía de Redmond. En su afán de competir con gigantes como Apple o Google y sus iOS y Android respectivamente, la compañía estadounidense cuenta con varias versiones de su plataforma.

Por un lado encontramos Windows 8.1, la última versión para PC del sistema lanzado en octubre de 2012. Con su llegada al mercado también lo hizo la versión para tabletas, que tiene la coletilla RT en su denominación. Dichas plataformas se suman a Windows Phone, la alternativa que lanzó la empresa aún liderada por Steve Ballmer hace unos años para hacerse un hueco en el mundo del smartphone.

Las últimas noticias apuntan a que desde Redmond se pretende acabar con esta diversificación. El primer paso dado recientemente con las fusiones de las tiendas de aplicaciones se vendría a consolidar a finales de 2014 o incluso ya en 2015. Julie Larson-Green, vicepresidente ejecutiva de la unidad de Dispositivos y Estudios de Microsoft, ha venido a confirmar que el próximo objetivo de la multinacional pasará por tener dos sistemas al estilo de Apple con Mac OS y iOS o Google con Chrome OS y Android.

"No vamos a conservar los tres. Creemos que en el mundo debería haber un sistema operativo más móvil que no afecte la duración de la batería o la seguridad aunque esto también pueda afectar la flexibilidad. Creemos en esa visión y en esa dirección estamos trabajando", explicó Larson-Green.

Con este punto de vista sobre la mesa lo más probable es que Windows RT desaparezca para ser integrado probablemente en la versión móvil. Así, seguiría los pasos de Android, que en la actualidad está presente tanto en smartphones como tabletas. Habrá que ver si en un futuro, con la evolución de todos los dispositivos, Windows acaba siendo un único sistema con independencia del equipo que lo ejecute.