La Justicia española vuelve a ignorar a la industria y archiva dos causas contra webs de enlaces

A pesar del anuncio del Gobierno hace unos meses en el que se aseguraba que los responsables de webs de enlaces serían castigados con penas de hasta seis años de prisión, los tribunales siguen archivando causas contra este tipo de páginas. Los últimos casos de este tipo han sido Zonaemule y SpanishTracker.

Sobreseídas. Así han quedado las causas contra dos páginas webs denunciadas por la industria cultural y del entretenimiento al considerar que infringían la propiedad intelectual por facilitar enlaces a determinados contenidos protegidos con derechos de autor.

EGEDA, la gestora de derechos de autor presidida por el polémico Enrique Cerezo, es una de las entidades que ha salido derrotada. En concreto ha sido en el caso de Zonaemule, en el que el propio fiscal ha admitido que «no es probable que esa web albergara las obras en su servidor, aunque esto no ha podido asegurarse a ciencia cierta». Ello ha llevado al juez a sobreseer la causa, aunque desde la Federación para la Protección de la Propiedad Intelectual (FAP) se ha señalado que se ha recurrido este auto.

En la misma línea está la decisión que afecta a SpanishTracker. «A pesar de que existe una línea jurisprudencial que no viene a excluir per se la responsabilidad penal de los intermediarios en la sociedad de la información, ésta viene a exigir un cumplido conocimiento de que los archivos cuyo acceso facilita mediante enlaces son ilícitos o lesionan bienes o derechos de terceros», explica el titular del juzgado de instrucción número 10 de Zaragoza.

Dado que no se «ha acreditado dicho conocimiento» el juez ha optado por aplicar el principio de presunción de inocencia y decretar el sobreseimiento provisional del caso. De este modo, los responsables de la web vuelven a ser absueltos de un delito contra la propiedad intelectual, ya que en julio de 2012 otro magistrado optó por ello respecto a otra web similar, PCTorrent.

José Manuel Tourné, presidente de la FAP, también ha querido resaltar que el auto será recurrido. Este punto de vista es criticado desde la defensa de los abogados, ya que según Carlos Sánchez Almeida, letrado en este caso, ha afirmado que «denunciar se ha convertido en un negocio en sí mismo». «El modelo de negocio de cierta industria ha dejado de ser vender copias, sino tratar de conseguir en los juzgados indemnizaciones«, ha sentenciado.