¿Por qué el tráfico P2P se hunde en EEUU mientras en Europa sigue creciendo?

Los últimos datos publicados por la firma canadiense Sandvine confirman que el uso de BitTorrent está descendiendo en Estados Unidos mientras que en Europa la tendencia es la contraria. ¿A qué se debe esta situación? La consolidada oferta legal en el país norteamericano parece tener gran parte de la culpa.

La compañía canadiense Sandvine especializada en la gestión de banda ancha ha dado a conocer un informe en el que por primera vez desde que audita el tráfico en la Red, el uso de BitTorrent en Norteamérica baja. En comparación con los datos de hace medio año, el tráfico que genera el protocolo P2P en las horas punta en este territorio ha caído nada menos que un 20% hasta acaparar el 7,39%. Aunque el ancho de banda consumido de media por los usuarios permanece en 44,5 GB al mes, parece claro que el tráfico de BT ha empezado a venirse abajo.

Si bien sigue dominando el tráfico de subida en la Red en esta zona (por las características del protocolo P2P), se ve ampliamente superado en lo que se refiere al tráfico de descarga. En este punto Netflix domina con claridad y acapara casi un tercio del tráfico en horas punta. Por detrás encontramos a otro de los servicios denominados «legales» como YouTube con un 18,92%. Con estos datos, se puede decir que ambos portales congregan la mitad del tráfico de descarga en Norteamérica en horas punta.

Curiosamente, esta situación no se repite en Europa. Durante el último medio año, el porcentaje de tráfico que ha tenido BitTorrent en nuestro continente ha ido a más, siendo el líder absoluto en tráfico de subida al generar el 48% del total en países europeos. Igualmente, en otros territorios como Asia-Pacífico y Latinoamérica, los usuarios utilizan cada vez más el servicio peer to peer.

Ante esta llamativa diferencia de tendencias cabe plantearse los motivos. Por un lado encontramos el sistema antipiratería de los seis avisos lanzado en EEUU en febrero que amenaza a los usuarios que descargan vía P2P con importantes sanciones. El miedo se antoja como una causa, pero otra claramente está relacionada con el incremento en la disponibilidad de descargas legales y plataformas de streaming como Netflix.

Los datos sugieren que los usuarios estadounidenses han dado el salto del P2P a servicios como Netflix de forma directa, algo que es imposible que suceda en países como España, simplemente porque no existe la llamada alternativa legal. La plataforma de películas y series no ha llegado a nuestro país, donde los servicios que intentan imitar su modelo cuentan con un catálogo muy reducidos y unos precios que no convencen a la mayoría de los usuarios. Mucho nos tememos que hasta que esta situación no cambie de forma drástica, la tendencia seguirá igual y protocolos como BitTorrent seguirán generando gran parte del tráfico en Internet en países como el nuestro.