Privacy Guard : La solución para reforzar la seguridad de las conversaciones en WhatsApp

La seguridad (o más bien la falta de ella) de WhatsApp se ha convertido en el gran punto débil de la aplicación de mensajería móvil más utilizada en el mundo. Para evitar que nuestras conversaciones caigan en manos de terceros, dos desarrolladores españoles han creado una solución denominada Privacy Guard.

WhatsApp cuenta con unas cifras de adopción impresionantes. Más de 20 millones de usuarios lo utilizan en nuestro país casi a diario y cerca de 350 millones en todo el mundo. La cantidad de mensajes que circulan a través de la app de mensajería es difícil de cuantificar, pero a pesar de ello los responsables de la aplicación no han puesto todo de su parte para reforzar la seguridad de las mismas.

Tal y como han demostrado los investigadores españoles Pablo San Emeterio y Jaime Sánchez, la plataforma es vulnerable a algunos ataques informáticos y nuestras conversaciones pueden ser espiadas por personas con conocimientos medios de seguridad informática. Esto se debe a que el sistema de cifrado de los mensajes es antiguo y porque la contraseña es creada siempre a partir de un único punto de partida.

Pero más allá de destapar estos problemas, los desarrolladores han creado WhatsApp Privacy Guard, una útil herramienta que se publicará en las próximas semanas y que añadirá la protección de la que carece la aplicación. A finales de noviembre estará disponible en la Red de forma gratuita.

Así funciona Privacy Guard

El programa incluye tres capas de seguridad extra. El primero de ellos sirve para integrar un cifrado más fuerte que el original. Tras interceptar el mensaje que sale de nuestro móvil, la app rompe su cifrado, implementa uno más potente, recompone el original y deja que los mensajes lleguen a los servidores de WhatsApp y de ahí a nuestro contacto. En este punto cabe subrayar que el receptor también tendrá que tener instalado Privacy Guard para leer los mensajes a la vez que tendrá que haber pactado con nosotros una contraseña previa.

La segunda capa de seguridad oculta los llamados metadatos. Así, los intrusos no podrán saber la identidad del emisor o receptor ni en qué momento se han enviado los mensajes. Por último, la tercera capa permite prescindir de WhatsApp como intermediario en las conversaciones, para lo que habría que contar con un servidor propio XMPP, lo que resulta algo más complejo técnicamente hablando.

En definitiva, una gran solución que llegará antes de diciembre y que nos permitirá usar WhatsApp de forma segura. Esperemos que los creadores de la aplicación acaben por implementar de forma directa esta solución en un futuro y que no haya que recurrir a herramientas como Privacy Guard para añadir confidencialidad a nuestras conversaciones privadas.