Razones por las que conviene dejar de utilizar Windows XP

Razones por las que conviene dejar de utilizar Windows XP

Redacción

Windows XP sigue siendo el sistema operativo que muchos usuarios tienen en sus equipos. A pesar de su antigüedad y del anunciado fin de su soporte oficial, un amplio número de consumidores lo sigue utilizando a pesar de que hay motivos por los que conviene no hacerlo.

Los últimos datos de Statcounter confirman que el sistema operativo lanzado en 2001 sigue contando con una notoria presencia en todo el mundo. A pesar de que su cuota de mercado se ha desplomado en los dos últimos años hasta situarse en el 20%, llama la atención cómo una plataforma con más de una década de antigüedad es la principal alternativa a Windows 7, que domina en la actualidad con un 51,64%.

La mayoría de los usuarios y empresas que lo siguen utilizando argumentan que el motivo para su utilización es fundamentalmente la compatibilidad que ofrece con todo tipo de programas. No en vano, a pesar del Modo Compatibilidad que se ha implementado en versiones posteriores de Windows, siguen dándose problemas en la ejecución de algunos programas en estas plataformas más actuales.

Sin embargo, tal y como recogen nuestros compañeros de Redeszone.net desde algunas compañías de seguridad informática se ha alertado de que ya no conviene seguir utilizando Windows XP. La falta de actualizaciones de seguridad es el principal motivo por el que se recomienda actualizar el PC a una versión más actual de Windows (u otro sistema operativo). El hecho de que Microsoft no vaya a actualizar más XP supone toda una invitación a que aplicaciones maliciosas aprovechen las vulnerabilidades del sistema, lo que abriría las puertas de par en par a intrusos a datos de nuestro equipo.

Por otro lado, algunos informes explican que Windows 7 ofrece una mayor productividad para las empresas. Además de mayor protección contra el malware, el sistema operativo lanzado en 2009 que vino a sustituir al fracasado Windows Vista cuenta con un menor número de incidencias como bloqueos súbitos o problemas de reinicio que Windows XP por lo que se aconseja su actualización.

El tercer motivo estaría relacionado con el coste de mantenimiento y adaptación del sistema. Según estos informes los equipos con Windows 7 suponen un menor coste que los que cuentan con el sistema de 2001. En definitiva, una buena compilación de ventajas por las que XP no es aconsejable teniendo otras versiones de Windows disponibles en el mercado. Ahora bien, la elección de Windows 7 u 8 dependerá tanto de los gustos del usuario como de los potenciales problemas que puedan dar en nuestro equipo a la hora de actualizarlo por incompatibilidad de hardware. Si se quieren minimizar, Windows 7 sería la opción adecuada, aunque el sistema lanzado en 2012 también es una buena opción de cara al futuro.