Los smartphones a punto de matar a las cámaras compactas

Los smartphones a punto de matar a las cámaras compactas

Javier Sanz

Con la IFA ya a nuestras espaldas nos encontramos con los claros protagonistas del mercado de gran consumo, los híbridos entre smartphone y cámaras compactas de fotografía. En ésta categoría, la feria ha sido anfitriona del lanzamiento del Xperia Z1 y su sistema de lentes intercambiables, uniéndose a las últimas incorporaciones a esta categoría de dispositivos, el Nokia Lumia 1020 y el Samsung Galaxy S4 Zoom.

El Sony Xperia Z1 es el que trae un nuevo enfoque a este mercado en auge, ya que el terminal se ha presentado junto a dos lentes intercambiables, la QX100 y la QX10. La apuesta de la compañía ha sido diseñar dos lentes independientes del terminal, que el usuario une al smartphone mediante un soporte universal.

Modo de funcionamiento

Estas lentes se conectan al móvil via WiFi o NFC para un emparejamiento instantáneo. Una vez enlazada la lente y el smartphone mediante la aplicación Playmemories, el usuario toma control de la lente y puede realizar fotografías que quedarán almecenadas en la memoria microSD que lleva incorporada la propia cámara. Aunque parezca algo incomprensible, el usuario dispone de dos opciones: en primera lugar sería adapatar la lente al Smartphone mediante el soporte universal para crear de esta forma una cámara fotográfica compacta; la segunda sería hacer uso de la lente de forma independiente al smartphone, para llegar a rincones más complicados o captar imágenes desde perspectivas más arriesgadas, visualizando desde el smartphone en todo momento lo que la lente tiene enfocado.

Cabe resaltar que ambas lentes estarán disponibles para cualquier dispositivo Android e iOS. Tan sólo será necesario instalar la aplicación Playmemories, vincular la lente al dispositivo y comenzar a disfrutar de ella.

Objetivo Q10

Especificaciones técnicas

Las diferencias entre ambos modelos son principalmente la resolución y alcance del zoom. La QX10 es capaz de tomar fotografías a 18 megapíxeles, además de llevar un zoom de 10 aumentos. La QX100 le gana en resolución (hasta 20 megapíxeles), pero se conforma con 3,6 aumentos.

Por otra parte, la Sony QX10 cuenta con un sensor de 1/2.3 pulgadas y una luminosidad f3.5 – 5.9. En cambio, la lente QX100 ofrece un sensor mucho mayor, de 1 pulgada tal y como la que ofrece la Sony RX100 II, con una luminosidad f1.8 – 4.9. De esta forma, la QX100 ganaría en todos los aspectos técnicos menos en los aumentos del zoom, además de incorporar enfoque manual, una novedad total en la fotografía móvil.

Además de esto la amplitud de los valores ISO en el modelo QX100 son mayores que en el modelo inferior, con un intervalo que va desde los 100 hasta os 25.600, mientras que en el modelo QX10 el valor de sensibilidad más alto es de 12.800. Por otra parte, en el modo de grabación de vídeo, ambos valores máximos se ven reducidos a los 3.200 y 100 respectivamente.

Como contraprestación, destacamos la lentitud del sistema. Ambos modelos tardan 7 segundos en arrancar y estar disponibles, y debe pasar al menos 1 segundo entre cada fotografía que se tome (por lo tanto, es imposible realizar ráfagas de fotos). Habrá que entrenar el dedo al disparar porque el retardo es de 0,21 segundos. Parece que, al menos en estas primeras versiones, comprometemos la velocidad y agilidad a cambio de la calidad.

 

Samsung Galaxy S4 Zoom.

El Galaxy S4 Zoom integra directamente el sistema de lentes en el propio cuerpo del smartphone. 16 megapíxeles con un zoom de 10 aumentos y sensor de 1/2.33 pulgadas son buenas especificaciones teniendo en cuenta que lo lleva el móvil directamente sin necesidad de ningún accesorio adicional (a costa de incrementar su tamaño y peso). Además, este smartpthone cuenta con flash Xenon, en lugar de los de tipo LED a los que estamos acostumbrados, y puede grabar vídeo a 1080p y 30 fotogramas por segundo. Lo único malo es que la calidad de las fotografías no se aprecian claramente en su pantalla Super AMOLED.

Si bien puede parecer que de aspecto y filosofía este terminal se asemeja bastante a la Samsung Galaxy Camera, es obvio, que la innovación recae en la fusión de tecnología móvil con la fotográfica, sin tener que renunciar ni a la calidad de imagen ni a la comunicación. Además incluye las funcionalidad que conocíamos de la mano de la Samsung Galaxy Camera, con un software muy dinámico en tiempo real que nos permite controlar cada aspecto de la cámara, ya se apertura, zoom, o ISO mediante unas sencillas ruedas en pantalla mediante las que podemos ir ajustando a nuestro antojo sobre la imagen real.

Por otra parte, también incluye la funciones fotográficas que ya fueron presentadas junto al Samsung Galaxy S4, como la toma de fotografías con audio, la capacidad de eliminar elementos del entorno en tiempo real, así como la fusión de diversas tomas en movimiento en una sólo fotografía.

Galaxy S4 Zoom

Nokia Lumia 1020 lucha por conservar su status

Si bien hace un par de años conocíamos las innovaciones de Nokia en el campo de la fotografía móvil, no son pocos los fabricantes que como vemos se han subido a la ola, y por ello la compañía no ha querido quedarse a tras en el desarrollo de atractivo terminales que incluyan cámaras de elevada calidad.

Si pasamos a hablar de la cámara del terminal, el Nokia Lumia 1020 cuenta con un sensor de 41 megapíxeles con un tamaño de 1/1.5 pulgadas, es decir, mayor que el de sus competidores. Por otra parte la lente está montada sobre seis elementos Zeiss, con una luminosidad de f2.2 y un zoom de 3 aumentos.

Por otra parte, podremos grabar vídeo a 1080p con una velocidad de 30 fotogramas por segundo. A pesar de incorporar flash Xenon, tal y como hemos visto en su rival Samsung, el Lumia 1020 incorpora un flash LED que nos servirá a la hora de grabar vídeo en condiciones de baja luminosidad.

Lumia 1020

En cuanto al software, incorpora un sistema muy innovador gracias a la función Nokia Pro Camera, que nos ayudara a controlar hasta el más mínimo detalle de cada fotografía, gracias a un sistema visual muy dinámico que nos permite controlar la apertura, el zoom, el balance de blancos, la velocidad de obturación así como los valores de sensibilidad ISO, todo ello sobre la imagen real que estamos captando en cada momento.

Como podemos ver con estos tres dispositivos, aquellos que veían un final cercano a las cámaras compactas verán sus teorías reafirmadas. Gracias a dispositivos como estos, ya no tendremos que llevar con nosotros smartphone y cámara separadamente, sino que tan solo bastará con llevar con nosotros un dispositivo que cubra todas nuestras necesidades.

¿Será este el final de la fotografía compacta?