¿Conecta Google sus búsquedas con la policía para encontrar presuntos terroristas?

Una llamativa noticia en Estados Unidos encendió las alarmas sobre la posible relación de las búsquedas en Google y la policía. Así se desprende después de que una internauta buscase información sobre ollas a presión y su marido acerca de mochilas, puesto que las autoridades aparecieron en su casa para interrogarles.

En plena polémica sobre el espionaje masivo a los usuarios conocemos una noticia cuando menos desconcertante proveniente de EEUU, donde una familia buscaba supuestamente desde su hogar información en Google sobre objetos que a priori nada tienen que ver: mochilas y ollas a presión. Sin embargo, la relación entre ambos a la hora de fabricar bombas caseras parece que disparó las alarmas de las autoridades locales, que no dudaron en desplazarse hasta su domicilio para interrogarles.

Un grupo de las fuerzas antiterroristas acudió a su hogar para interrogar a quienes habían realizado estas búsquedas, lo que parecía confirmar cómo el mayor buscador de la Red cruza los datos de las búsquedas y los comunica con las autoridades si aparecen determinados conceptos. El hecho de que los propios policías admitiesen que realizan este tipo de visitas «100 veces a la semana pero el 99 de ellas no encontraban nada peligroso» parece confirmar el acceso a esta información.

La versión de la policía

Tras publicarse la noticia, el Departamento de Policía del Condado de Suffolk emitió un comunicado intentando aclarar lo sucedido. En él señalan que recibieron un aviso de una compañía situada en la cercana ciudad de Bay Shore a propósito de las «sospechosas» búsquedas que había realizado un exempleado en uno de sus ordenadores. En ellas aparecían los términos «bombas de ollas a presión» y «mochilas», lo que movió a la policía a investigar el caso y finalmente descartar cualquier intención criminal por parte del exempleado. De este modo, parece que la búsqueda se realizó desde el trabajo y fue la compañía la que avisó a la policía en lugar de suceder desde el hogar como se narraba en la primera versión de la noticia.

En cualquier caso, el incidente se conoce apenas unos días después de comprobar al detalles cómo funcionaba el programa de espionaje puesto en marcha por la NSA (Agencia Nacional de Espionaje) de EEUU. Gracias al mismo recopilaron millones de datos personales y contenidos de emails y chats de todos los usuarios en los últimos años, creando una base de datos en la que acceder fácilmente a la información de cada usuario según su actividad en la Red.