Las cadenas de televisión, demandadas por piratear contenidos de YouTube

Las acusaciones de «piratería» que habitualmente se generan desde la industria televisiva hacia Internet se vuelven en su contra. Un periodista ha decidido demandar a varias cadenas como La Sexta, Cuatro o Intereconomía por haber utilizado sus contenidos subidos a YouTube sin su permiso y con evidente ánimo de lucro.

El videoperiodista Jaime Alekos ha tomado una valiente decisión que podría marcar un antes y un después en la relación entre los canales de televisión y el uso que hacen de contenidos publicados en la Red. En un extenso artículo publicado en eldiario.es, el periodista asegura que varias cadenas han utilizado las imágenes que publica en su canal de YouTube sin su permiso y con nulo respeto a la licencia Creative Commons con la que tiene subidos los vídeos.

Con dicha licencia se permite la difusión cultural sea totalmente libre, siempre y cuando se cumplan tres condiciones: citar la autoría, no modificar la obra y que no haya ánimo de lucro. Sin embargo, los ahora demandados no cumplieron ninguno de estos requisitos. «El problema es que lo que hacen estas televisiones es coger el vídeo de su ubicación original, sacarle la mosca de Diagonal en este caso, poner la suya propia y emitirlo en horario de máxima audiencia, normalmente el telediario. Obviamente con un rendimiento económico en forma de publicidad», explica el abogado de Alekos, Carlos Sánchez Almeida.

Las televisiones demandadas han sido Telecinco, Cuatro, La Sexta, Telemadrid, Intereconomía y 13TV. En los casos citados por el periodista tiene todas las grabaciones pero cree que puede haber más ocasiones en las que se hayan utilizado sus vídeos con ánimo de lucro y sin citar su autoría. Hasta ahora solo 13TV ha contestado a la demanda de conciliación mostrando su desacuerdo con las pretensiones del demandante, amparándose en el derecho de cita y en el de reproducción de artículos de prensa. No obstante, tampoco han cumplido con la remuneración económica que requieren estos derechos.

«Estamos viendo la publicación de unos vídeos que se han colgado gratuitamente en internet para que los pueda ver todo el mundo, pero todo lo que sea una explotación comercial se debe pagar. En este sentido quien comete el acto de piratería son la televisiones«, sentencia Almeida, quien también recuerda cómo las cadenas han sido las primeras en acudir a YouTube para retirar contenidos propios subidos sin su permiso alegando infracción de los derechos de autor.

«Somos los ciudadanos que estamos en la calle, los que estamos trayendo esta información haciendo un trabajo muchas veces altruista y a menudo sufriendo amenazas y agresiones por parte de la policía. Es habitual que me escriban o me llamen para intentar utilizar mi trabajo sin pagar, y muchas veces pierdo dinero por hacer mi trabajo», explica el afectado. A pesar de ser consciente de la dificultad de la lucha, Alekos espera que su demanda sirva para que estas grandes compañías recapaciten y dejen de aprovechar el trabajo de los demás.