FileServe podría seguir los pasos de Megaupload al enfrentarse a una denuncia millonaria

El conocido servicio de alojamiento de ficheros FileServe, ha sido demandado por una productora de cine independiente de los Estados Unidos. En la demanda presentada ante un juzgado de California, se atribuyen al cyberlocker varios cargos relacionados con la infracción de los derechos de autor. Por todo ello, se exige el pago de un millón de dólares en concepto de daños y perjuicios.

En los últimos tiempos hemos visto como varios servicios de alojamiento de ficheros han sido llevados ante los tribunales en los Estados Unidos. Los casos más destacados han sido los de Megaupload, Rapidshare y Hotfile. Aunque estos son de naturaleza diferente, todos ellos han sido acusados de infringir los derechos de autor a través de sus servicios.

FileServe es la última en unirse a esta lista con sus problemas en los tribunales. La empresa, con sede en las Islas Vírgenes, se enfrenta a una demanda de Cowslip Film Partners, los creadores de la película indie Cowslip. Los productores de la película acusan al cyberlocker de una gran variedad de delitos relacionados con los derechos de autor. La demanda argumenta la venta por suscripción del material pirateado.

Los productores de la película han declarado que FileServe es un sitio web que comercializa el acceso a grandes cantidades de material protegido por derechos de autor. Creen que FileServe es consciente de este hecho y no hace nada, además, el hecho de cobrar una suscripción se ha convertido en la base para presentar una demanda.

Cowslip Film Partners cree que FileServe es responsable de la distribución de copias piratas de su producción y demanda la celebración de un juicio. Además, la productora exige el pago de un millón de dólares en concepto de daños y perjuicios. No es la primera vez que FileServe se enfrenta a una demanda de este tipo, ya que el año pasado fue acusado por Paramount Pictures.

FileServe podría seguir los pasos de Megaupload después de esta denuncia millonaria. ¿Pensáis que correrá la misma suerte que el servicio de Kim Dotcom?