Se estrecha el cerco para que Google pague más impuestos

Se estrecha el cerco para que Google pague más impuestos

Claudio Valero

Continúan las controversias relacionadas con el pago de impuestos de las grandes compañías. Google ha publicado varios anuncios buscando vendedores para el Reino Unido, cuando, según los de Mountain View, los impuestos se pagan en Irlanda porque es donde se realizan las ventas. Este mismo argumento es el que utiliza Google para no pagar impuestos en Francia, Alemania y España.

Según podemos leer en El País, existen más pruebas para que Google pague impuestos en cada país donde actúa. Todo viene a raíz de un anuncio publicado por el gigante de Internet que buscaba reclutar vendedores en el Reino Unido. Estos vendedores estarían encargados de las ventas de este país, aunque Google siempre argumenta que las ventas se realizan en Irlanda. La publicidad de Google le ha jugado una mala pasada y ahora tendrá que explicar el motivo para no pagar impuestos en Reino Unido.

Un alto ejecutivo de Google había declarado ante el Parlamente Británico que su compañía no pagaba impuestos ya que no generaba ingresos por la venta de publicidad, alegando que solo tienen empleados de marketing. El anuncio que buscaba vendedores para Reino Unido, aclara que el puesto de trabajo es para vender, negociar y cerrar acuerdos publicitarios. No se descarta que los parlamentarios británicos llamen de nuevo al gigante de Internet a declarar.

Pero no es el único territorio donde Google ejerce este tipo de prácticas. Hace un mes, Google realizó la misma oferta de trabajo en varios países europeos, en los que, “sorprendentemente”, tampoco paga impuestos por los ingresos en publicidad. Rápidamente, los de Mountain View han cambiado la redacción de las ofertas de trabajo. España estaba entre esos países.

Google nunca ha revelado los ingresos que obtiene en Europa, pero se calcula que en los últimos cinco años ha generado unos 18.000 millones de euros en Reino Unido y sólo ha pagado 16 millones en impuesto. La situación es similar en Alemania y Francia, y por extensión, en España.