El Gobierno quiere que el nuevo canon salga del presupuesto de las universidades

Desde que a finales de 2011 el Gobierno decidiese cambiar el modelo recaudatorio del llamado "canon digital" han surgido varias propuestas para su reformulación. La última de ellas pasaría por que las entidades de gestión lo cobrasen en parte a través de los presupuestos asignados a las universidades españolas.

Según leemos en lainformación.com, el nuevo canon podría salir de lo presupuestos de la universidad. La propuesta tiene su origen dos años atrás, cuando CEDRO (Centro Español de Derechos Reprográficos) interpuso tres demandas contra tres universidades por las copias digitales de sus obras en sus campus virtuales. La gestora exigía una compensación de 5 euros por alumno y año por utilizar "fragmentos de obras concretas" de su repertorio en algunos foros sin permiso de los titulares de derechos de autor.

En total buscarían una indemnización de 7,4 millones de euros al año, una cifra que las universidades rechazaron con rotundos argumentos. Por un lado señalan que ya están pagando por ello dentro de los 127 millones de euros que destinan a recursos de información entre los que se incluyen las licencias para reproducción de obras con fines educativos. Así, señalan que el porcentaje de obras cuyos derechos tiene CEDRO es mínimo respecto al catálogo universitario y que en todo caso pagarían únicamente por las obras que les perteneciesen y que realmente usasen.

El conflicto continúa en los tribunales sin que se apunte a una pronta solución por esta vía, pero sí podría llegar por medio de la próxima reforma de la Ley de Propiedad Intelectual que prepara el Gobierno. El borrador de la reforma que se ha filtrado hace unos días se da pie a que se sigan usando obras de cualquier catálogo en los campus virtuales pero a condición de que CEDRO cobre por ello, fijando unos precios de forma unilateral.

De este modo parece que las universidades acabarían pagando parte del canon que hasta finales de 2011 se recaudaba a través de una tasa impuesta a dispositivos y soportes electrónicos. La solución temporal del Ejecutivo fue trasladarlo a los Presupuestos Generales de forma que se convertía en una tasa más indiscriminada si cabe.

Incluso las propias entidades de gestión solicitaron que el canon regresase a los dispositivos tecnológicos dado que su recaudación se había resentido de forma notable. Esta solución intermedia propuesta en la nueva reforma servirá para que ganen una batalla, pero será a cambio de reducir las posibilidades económicas de la institución cultural y de investigación de mayor nivel en nuestro país, ya afectada de manera severa por los drásticos recortes en Educación.