La industria acusa al Gobierno de fracasar estrepitosamente en su lucha contra la piratería

Como venimos advirtiendo en las últimas semanas, la industria cultural y del entretenimiento ha intensificado su presión sobre el Gobierno para que endurezca la Ley Sinde-Wert. En las últimas declaraciones le acusa de «fracasar estrepitosamente» frente a la «piratería«, lo que supuestamente le ha hecho perder más de 1.200 millones de euros.

«A la vista de los resultados obtenidos, solo podemos concluir que el Gobierno ha fracasado rotunda y estrepitosamente«. Con estas palabras ha definido Cartola Navarrete, directora del Observatorio de Piratería y Hábitos de Consumo de Contenidos, el resultado cosechado por la norma antipiratería que entró en vigor hace un año. Su mensaje es claro y considera que la sección segunda de la Comisión de Propiedad Intelectual, encargada de cerrar webs denunciadas, ha tenido un «funcionamiento deficiente que no ha detenido el ritmo de crecimiento de la piratería».

El Observatorio ha querido reforzar sus presiones al Ejecutivo con datos. Entre ellos señalan que en nuestro país se produjeron durante 2012 nada menos que 3.050 millones de descargas que denomina «ilegales». Los sectores del cine y de la música fueron los más afectados, acaparando el 43 y el 32% respectivamente de estas descargas. Esto se traduce en 1.221 millones de euros que esta organización asegura que la industria ha perdido por «lucro cesante».

Con estos datos en la mano, Navarrete afirma que «ha habido una grave falta de voluntad política pues, de no haber sido así, se habría puesto manos a la obra como se ha hecho con éxito para apagar otros fuegos en otros sectores». Además, recordó que «el mercado pirata no paga impuestos por lo que las arcas del Estado han dejado de ingresar 495 millones de euros», lo que calificó como una «cifra nada despreciable para aminorar algunos importantes recortes sociales«.

¿Qué lleva a los usuarios a piratear?

Durante la presentación de estos datos el Observatorio también citó los motivos que llevan a los usuarios a descargar sin pagar, basándose en una encuesta de la consultora GfK. La mayoría (el 69%) asegura que piratea por su «deseo de acceder a los productos sin coste«. En segunda posición de dicha encuesta encontramos la subida del IVA cultural como argumento (50%), ya que encarece el precio de los productos. El podio de razones lo acapara un 20%, que señala que no se trata de una actividad ilegal y que además no hace daño a nadie.

Por último la organización se mostró conforme con una de las alternativas propuestas por el 50% de los encuestados. Esta pasaría por el «acceso a contenidos legales a cambio de publicidad, si desapareciera la oferta ilegal». Sin embargo, el empeño por la desaparición de lo que considera contenidos ilegales ha llevado al sector a no ofrecer una alternativa viable sin ser consciente de la imposibilidad de acabar con las descargas por Internet aun con leyes más duras.