El botón Me Gusta puede llevar a Facebook a los tribunales

El botón Me Gusta puede llevar a Facebook a los tribunales

Redacción

Crecen los problemas para Facebook. Después de un 2012 muy titubeante en lo económico, la compañía podría ver cómo acaba en los tribunales por infringir presuntamente una patente al haber integrado una de las funciones básicas a día de hoy en la red social como es el botón Me Gusta.

Según podemos leer en CincoDías.com, la pequeña empresa Rembrandt Social Media ha presentado una demanda contra Facebook por alguna de las características que ofrece en su servicio. La denuncia está puesta en nombre de dicha empresa por parte de la viuda del programador Joannes Everardus Jozef van Der Meer y en ella se afirma que la red social estaría utilizando dos de sus patentes sin contar con los permisos necesarios para ello.

Patentado desde 1998

Las patentes de Van Der Meer permitieron al programador, fallecido en 2004, construir su propia red social, denominada Surfbook. La concesión de las patentes se remonta a varios años antes, en concreto a 1998, mucho antes incluso de que Facebook iniciase su andadura en las universidades estadounidenses.

Esta red social permitía que amigos y familiares compartiesen información en esta variante de diario social. Según explican los documentos legales que se han presentado en la demanda contra la compañía de Mark Zuckerberg, en Surfbook se podía utilizar un botón Me Gusta sobre esta información compartida. Para más inri, en dicha documentación se asegura que Facebook ha sido consciente en todo momento de la existencia de las patentes, al haberlas citado en sus propias aplicaciones para patentar algunas de las tecnologías de la plataforma.

Así pues, una de las funciones que en los últimos años ha sido parte de la imagen y gancho de la red social podría convertirse en un obstáculo en su camino. No se trata del único, puesto que durante el pasado año con la salida a Bolsa del gigante de la Red se han hecho patentes los problemas económicos de la misma. Esto ha llevado incluso a plantear alternativas para su viabilidad y ha llegado a sonar el modelo de pago como solución. En caso de perder un posible juicio si las partes no llegan a un acuerdo antes del mismo podría acelerarse este proceso.