EEUU prevé un inminente ataque informático masivo bautizado como ciber 11S

EEUU prevé un inminente ataque informático masivo bautizado como ciber 11S

Claudio Valero

El gobierno de los Estados Unidos, a través de su secretaria de Seguridad Nacional, ha mostrado su preocupación ante la amenaza de un inminente ataque informático que podría tener efectos devastadores para el país. No han duda en calificarlo como ciber 11-S y temen por las infraestructuras básicas como las redes de agua, gas y electricidad.

Gracias a la agencia de noticias Reuters conocemos la preocupación latente en el seno del gobierno americano ante un ataque cibernético inminente. La secretaria de Seguridad Nacional, Janet Napolitano, cree que es inminente y calcula que podría tener el mismo efecto que la tormenta Sandy del pasado año, que dejó sin electricidad a buena parte del país. Napolitano cree que no debemos esperar hasta que ocurra un 11-S en el mundo cibernético y que deberíamos estar haciendo ya cosas para evitarlo.

El departamento dirigido por Janet Napolitano fue creado después de los ataques contra Las Torres Gemelas del 11 de septiembre y sienten la necesidad de evitar un suceso similar. Además insta al Congreso a aprobar nuevas leyes para garantizar la seguridad en la red y para prevenir un posible ataque contra algunas estructuras básicas de los Estados Unidos. No es la primera vez que se intenta reformar la ley, que ya fue tumbada el pasado año. Se espera la intervención de Obama para desbloquear las negociaciones con el Congreso.

Las medidas que se pretenden lograr buscar que aumente el intercambio de información entre las empresas privadas y las agencias de inteligencia americanas para establecer métodos de control que puedan evitar los ataques. La secretaria de Seguridad Nacional cree que ya se han visto las primeras señales de alarma y se necesita actuar con urgencia.

El gobierno de los Estados Unidos está totalmente convencido de que habrá un ataque cibernético inminente y han alzado la voz de alarma. ¿Qué os parece la postura del gobierno americano?