Golpe de Rapidshare a las webs de enlaces al declarar todos sus contenidos como privados

Rapidshare continúa aplicando restricciones en su servicio en pos de no ser relacionado como foco de «piratería«. Para ello ha decidido que todos los contenidos almacenados por sus usuarios solo sean accesibles por éstos al declararlos por defecto como privados.

El que fuese uno de los cyberlockers de referencia sigue su transformación hacia otro tipo de servicio. En los últimos dos años Rapidshare ha querido desprenderse de la imagen con la que muchos le veían, como un portal al estilo Megaupload donde encontrar contenidos protegidos con derechos de autor sin el permiso de éstos era un juego de niños. De hecho, el cierre de la antigua plataforma de Kim Dotcom fue tenida muy en cuenta por sus responsables y optaron hace un año por limitar las descargas de las cuentas gratuitas.

En su continua evolución a un servicio al más puro estilo Dropbox, sirviendo como disco duro virtual, lanzó el mes pasado RapidDrive. Esto vino a confirmar la apuesta de sus creadores de alejarse al máximo de aquellos cyberlockers que aparecen en infinidad de páginas web de enlaces que redirigen a sus contenidos en descarga directa.

Pero ha sido recientemente cuando Rapidshare ha dado el paso definitivo en esta dirección. Hace solo unos días decidió modificar sus condiciones de uso y entre las medidas introducidas observamos que los archivos de todas sus cuentas han pasado a ser privados. Esto significa que resulta imposible acceder a ellos desde un enlace externo como los que se podían encontrar (con cada vez menor frecuencia, eso sí) en estas páginas, foros o redes sociales.

«Descarga no disponible, denegada por el propietario» es el mensaje que se puede ver en cualquier archivo alojado en Rapidshare al que se intenta acceder desde otras páginas web. No obstante, los usuarios pueden declarar públicos sus contenidos, pero por defecto esta plataforma ha decidido que sean todos privados por lo que aquellos que los subieron al servicio de alojamiento han de ser quienes los declaren públicos.

El cambio en los términos ha coincidido con el lanzamiento del nuevo MEGA, el sustituto de Megaupload. Como hemos analizado durante el fin de semana de su estreno, las modificaciones introducidas en el servicio han llamado la atención por ser un golpe de timón en la dirección que ya tomó el propio Rapidshare al evolucionar hacia un servicio como Dropbox. ¿Acabará MEGA tomando este camino en un futuro?