El CEO de Nokia reconoce que cambiar a Android es posible

El CEO de Nokia reconoce que cambiar a Android es posible

Javier Sanz

Stephen Elop, Consejero Delegado de Nokia ha reconocido en una entrevista que la firma está volcada con Microsoft y su plataforma Windows Phone pero, «cualquier giro es posible». ¿Veremos un Nokia funcionando con el sistema operativo de Google?

Los últimos dos años han sido muy complicados para la firma finlandesa que ha perdido el liderato como primer fabricante de móviles a nivel mundial. Nokia apostó por Symbian cuando Apple y Android comenzaban a ganar protagonismo y decidió cambiar a Windows Phone una vez que sus rivales ya eran muy fuertes. Dos años después de la alianza con Microsoft, el CEO de la compañía no descarta ninguna posibilidad y podríamos ver móviles con otros sistemas.

Los Lumia lo primero

Los nuevos smartphones, Lumia 920, 820 y 620 son la principal prioridad para la firma. Por primera vez, el 920 ha conseguido ser portada de grandes medios gracias a las espectaculares cifras de venta en algunos países donde ha llegado a agotarse. Aunque en España todavía no está disponible, la compañía apuesta de forma decidida y cuenta con el apoyo de los operadores para distribuirlo, algo que no tiene por ejemplo Apple ya la relación con las telecos se ha deteriorado en los últimos meses.

Preguntado sobre el precio del Lumia 920, Elop reconoce que será el mercado quien decida. El terminal costará lo mismo que el iPhone 5, es decir, 669 euros. Con ausencia de subvenciones en España la firma tendrá que plantear una estrategia diferente si quiere competir con los todopoderosos Androd.

Lumia 920

Otras plataformas son posibles

Que Nokia apueste por Android, MeeGo u otras plataformas ha aparecido en los medios en numerosas ocasiones, sin embargo, Elop nunca ha hablado con tanta claridad sobre un posible cambio. El CEO de la compañía reconoce que están con la firma de Redmond pero «cualquier cambio es posible». No hay fechas concretas ni si quiera habla de Android, pero está claro que Nokia tiene un plan B en caso de que la estrategia de Windows Phone no de resultado.