Condenan a pagar 1,5 millones de dólares a un usuario que compartió 7 películas en BitTorrent

Subir 7 películas a BitTorrent ha tenido un alto precio a un usuario de esta red P2P. La Justicia de Estados Unidos le ha condenado a pagar una multa de 1,5 millones de dólares (1,1 millones de euros) por este motivo al considerarlo una grave infracción de la propiedad intelectual.

La industria del cine pornográfico vuelve a protagonizar otro caso relacionado con las descargas peer to peer en el país norteamericano. Recordemos que se trata de un sector muy implicado en la persecución de aquellos usuarios que intercambian sus obras aunque sea sin ánimo de lucro, como demuestra su estrategia de rastreo y chantaje mediante cartas amenazadoras a aquellos que las han descargado a través de redes como BitTorrent.

En este caso conocemos una sentencia que da la razón a una de estas productoras y que se ha saldado con una importante sanción a un usuario que ha sido condenado por subir a la Red 7 películas sin permiso de la compañía. Como leemos en Torrentfreak, el juez George Lindberg del Tribunal de Distrito de Illinois ha condenado al pago de 1,5 millones de dólares a Anwar Ogiste, ciudadano de Maryland, en la que se considera la mayor multa de este tipo en la historia de Estados Unidos.

Ogiste era un usuario de la web de porno gay de la productora, desde la cual descargó las citadas películas. A pesar de que en las condiciones del servicio se incluyó la restricción para compartir estas películas con otros usuarios, Ogiste puso el material a disposición de otros en un sitio de enlaces torrent. Flava consiguió detectar el origen de estas películas que circulaban en la red P2P gracias a que incluyó un código único cifrado en cada película descargada por cada usuario para identificarla a posteriori.

Gracias a esta «marca de agua» el acusado fue condenado por el juez, en una sanción que fue calificada como «muy razonable» por parte de la industria «teniendo en cuenta que las películas que subió fueron descargadas miles de veces desde el sitio torrent». En concreto, hasta 6.632 veces fueron descargadas estas películas, siendo la sanción de 214.000 dólares (164.000 euros) por cada obra subida sin permiso de los titulares de los derechos de autor.

Así pues, una victoria excepcional para una industria acostumbrada en los últimos meses a decisiones contrarias a sus intenciones por parte de los tribunales. Es de esperar que tras este espaldarazon en forma de sentencia estas compañías prosigan con sus políticas de persecución tanto al que baja como al que sube sus contenidos.