La industria del porno demanda a un operador por no facilitarle los datos personales de sus usuarios

La industria del cinepornográfico prosigue su cruzada contra las descargas a través de redes P2P. Después de intentar sin éxito demandar a usuarios de BitTorrent ha optado por demandar al operador estadounidense que se niega a facilitarle los datos personales de éstos.

Una nueva piedra se cruza en el camino de la industria del porno que persigue a los usuarios de BitTorrent. Se trata de uno de los sectores más empeñados en cazar y multar a estos internautas por las supuestas infracciones del copyright que hacen con sus descargas. Hace unos meses nos hicimos eco de sus «abusivas» prácticas, tal y como las definió el Tribunal de Distrito de Nueva York en el caso de la productora Malibu Media.

Dicho tribunal había decidido que para evitar estados de indefensión en los usuarios por ésta, los operadores facilitasen los datos al juez y que Malibu tuviese una vista con éste y con los supuestos infractores para alcanzar un acuerdo sobre posibles indemnizaciones por vulnerar su propiedad intelectual. Sin embargo, desde la industria se ignoró esta resolución y acudió directamente a los operadores para pedir los datos personales de los usuarios.

Cree que los operadores están «del lado de los piratas»

Verizon fue una de las compañías a las que los conocidos como «trolls del copyright» solicitaron esta información de determinadas direcciones IP de sus usuarios, pero el operador se negó argumentando que los usuarios tienen derecho a la privacidad. Ante esta situación, la respuesta ha sido de lo más inverosímil, puesto que ha demandado a Verizon por su falta de colaboración a la hora de proteger su propiedad intelectual y por «ocultar las infracciones del copyright».

No obstante, Verizon no ha sido el único operador en el punto de mira de esta industria, puesto que en agosto también acusó a AT&T y Comcast de «estar del lado de los piratas» al no colaborar con las peticiones de información personal. En cualquier caso, parece poco probable que un juez acabe obligando a los operadores a facilitar esta información, máxime si tenemos en cuenta que las prácticas de este sector ya han sido calificadas como «abusivas» y habiendo dejado claro que ha de ser el poder judicial el que accediese a los datos de los usuarios.