La SGAE lanza una oleada de inspecciones a los pequeños comercios

La SGAE lanza una oleada de inspecciones a los pequeños comercios

Javier Sanz

Las tiendas de venta directa al público han comenzado a recibir la visita de los auditores que comprueban si se esta cobrando el canon.

Actualmente, cerca de 200 empresas se encuentran inmersas en pleno proceso judicial por negarse a pagar o facilitar dicha información. El presidente de la Asociación Española de Pequeñas y Medianas Empresas de Informática y Nuevas Tecnologías (Apemit), Josep Jover, afirma que “las sociedades de gestión reclaman a los distribuidores unos doce millones de euros, aunque muchos pagan para no ir a juicio” y evitarse problemas.

Las auditorías a empresas

(expansion.com) En algunos casos, los auditores contabilizan en sus inspecciones la adquisición de productos desde el año 2000. A pesar de lo que dice expresamente la letra impresa del acuerdo sobre la citada exención, algunas tiendas se han encontrado con la reclamación del canon por productos que provenían de restos de almacén anteriores a la firma del documento. Pero no sólo de CDs y DVDs. También contemplan otro tipo de productos, como mp3, auspiciándose en el concepto de “idoneidad”.

Según el servicio jurídico de Apemit, las entidades de gestión aplican tres vías de actuación: “Iniciando una auditoría, luego una reclamación extrajudicial y, finalmente, una demanda en función de la cuantía; mediante un procedimiento de exhibición de libros y documentación a mayoristas o minoristas; o bien, iniciando, directamente, una demanda de juicio ordinario, sin auditoría previa, sirviéndose de datos obtenidos por el mayorista”.

Algunos minoristas se encuentran con el envío directo de un burofax por parte de alguna de estas sociedades en el que, sin inspección previa, le vienen detallados los productos y cuantía a pagar por los mismos. Datos que, tan sólo, pudieron obtener a través “de la denuncia de sus proveedores o importadores”, a cambio de que a éstos les perdonasen la deuda, afirma Jover.