Olvídate de esperar: esta impresora 3D imprime objetos en segundos

Gadgets

La impresión de objetos en 3D es uno de los grandes avances tecnológicos de la última década, ya que podemos crear nuestras propias piezas para repuestos o incluso fabricar objetos completos muy útiles, tales como soportes para móviles. Sin embargo, la mayoría de estas impresoras son lentas y tienen que ir “creando” el objeto capa por capa. Por ello, un grupo de investigadores se ha lanzado a crear una impresora 3D capaz de imprimir objetos completos en segundos. ¿Cómo lo han hecho?

Las impresoras 3D no pueden “empezar la casa por el tejado”, ya que tienen que ir creando la base e ir capa por capa de manera precisa. Esto hace también que sea necesario irse a impresoras caras para tener un mayor nivel de detalle y una velocidad relativamente aceptable, ya que si no las impresiones son demasiado lentas.

Resina calentada con láseres: así es la impresión en 3D en segundos

Por ello, investigadores de la Escuela Politécnica Federal de Lausana (Suiza) han desarrollado un nuevo método de impresión en 3D que no sólo es muy preciso, sino que es capaz de crear objetos en 3D en cuestión de segundos.

El sistema está basado en la tomografía, usada para obtener una representación de una sección transversal de un objeto sólido usando rayos X o ultrasonidos. En el caso de la impresora, se utiliza una resina fotosensible que se ilumina desde diferentes ángulos, de manera que la luz acumulada ayuda a que se solidifique la resina. La luz se emite con un láser que solidifica el líquido mediante polimerización. El algoritmo que han desarrollado se encarga de determinar hacia dónde tienen que apuntar los láseres, desde qué ángulos, y con qué potencia en cada parte del diseño.

La precisión actual es de 80 micras

El resultado es un objeto sólido único que se obtiene en segundos. La tecnología puede usarse en multitud de situaciones, pero es en medicina y en biología donde llama más la atención su utilidad, ya que se pueden crear de manera instantánea cosas como protectores bucales o audífonos, además de objetos complejos como piel u órganos. Además, la impresión se puede realizar en entornos sellados y estériles, evitando que se contaminen. El resultado final de cada impresión tiene la ventaja también de que no necesita ser pulido, a diferencia de lo que ocurre con las impresoras 3D actuales cuyos objetos sí suelen necesitarlo para quedar bien en la mayoría de casos.

La empresa, llamada Readily3D, ya está trabajando para crear una impresora comercial basada en esta tecnología. Actualmente pueden fabricar objetos de 2 centímetros con una precisión de 80 micras, similar al espesor de un cabello. Sin embargo, el equipo afirma que son capaces de construir un sistema que pueda crear objetos de hasta 15 centímetros. Imaginad la de aplicaciones que puede tener una impresora por WiFi a la que mandemos imprimir objetos casi de manera instantánea.

Escrito por Alberto García

Fuente > EPFL