Windows 12 no es real: cuidado con la nueva estafa basada en Linux

Windows 12 no es real: cuidado con la nueva estafa basada en Linux

Alberto García

Windows 10 es el sistema operativo que, de momento es “definitivo” para Microsoft. Esto implica que no tienen pensado lanzar más sistemas operativos en el futuro, sino ir mejorando Windows 10 con diversas actualizaciones como llevan haciendo desde 2015. Por ello, estafas como la de Windows 12 no tienen mucho sentido, haciéndose pasar por el sistema real.

Este nuevo Windows 12 Lite basado en Linux es, a simple vista, una versión con la estética de Windows para el ojo inexperto, pero que rápidamente se puede identificar como una distribución muy parecida a Ubuntu o Linux Lite, estando basado en este último. Para hacerlo parecido a Windows 12 se ha añadido un tema Xfce y un fondo de pantalla de Windows 10.

Windows 12: sistema operativo que se hace pasar por Windows 10

Para “descargar” este sistema operativo, es necesario acceder a una página web y encima pagar por ello. La web cuenta con un diseño horroroso que parece hecha por un niño a principios de los años 2000.

En ella se publicita esta versión como “más segura, más rápida, y con la posibilidad de ejecutar Windows 10 a la vez en el ordenador con dual boot”. En la web se habla de que es inmune a virus (los de Windows claramente no le afectan), que puedes instalar miles de juegos y programas a través de Wine, PlayOnLinux y Steam; y que no necesitas una licencia. Si bien lo que dicen es cierto, cobrar por algo que se hace pasar por Windows y usar elementos como el logo oficial del sistema operativo es una clara violación de la marca registrada y copyright de la compañía.

Y por si fuera poco, en ninguna parte de la web se puede encontrar el enlace para descargar el sistema operativo. La única forma de hacerse con el sistema era comprar un DVD en el que viene la imagen, y que se vendía por 15 libras en una página web que ya no está disponible y en la que no se hacía ninguna referencia a Linux. Por ese dinero, además, puedes comprar una licencia real de Windows 10 en cualquier web, aunque hacer eso también conlleva sus riesgos.

Por tanto, si realmente estás buscando una distro de Linux que sea una alternativa a Windows 10, es mejor que pruebes Kali Linux o Ubuntu. Muchas de las ventajas atribuidas a este supuesto Windows 12 son de verdad de Linux, como la ausencia de actualizaciones mientras trabajas, ausencia de virus y ransomware, arranque más rápido, posibilidad de usar Steam, no tener que usar licencia, o no tener anuncios ni telemetría de Microsoft. Otra cosa es que tengas que echar muchas horas para configurarlo y encontrar programas que cumplan las funciones que necesitas. Y eso si lo encuentras, porque muchos directamente no están disponibles para Linux, como muchos juegos, Office o toda la suite de Adobe.