La infructuosa lucha contra el IPTV pirata: cuando tienes una nueva lista M3U en horas

El IPTV se ha convertido en una de las formas de piratería más utilizadas en todo el mundo. El otro día recogíamos que el reciente informa de la EUIPO había cuantificado el mercado ilegal del IPTV en 941,7 millones de euros, con unos 13,7 millones de usuarios en toda la Unión Europea. Luchar contra este tipo de contenido ilegal no es fácil, y además casi todo tipo de lucha contra ella es inútil.

Las listas IPTV son inacabables: si una cae, te envían otra

La adquisición del IPTV ilegal se puede hacer de muchas maneras. Una muy común es hacerlo a cambio de obtener unas listas en formato .m3u que incluyen todos los canales para que los introduzcamos en un programa que nos permita seleccionarlos con facilidad.

IPTV

Es muy común que las autoridades soliciten el cierre del acceso a estos servicios por parte de las compañías que los usan para emitir este contenido, donde las listas dejan de funcionar. Este método es muy poco efectivo, ya que lo único que hacen es crear una nueva lista y enviársela al cliente si esta la solicita por haber dejado de funcionar en un tiempo más corto del que inicialmente se había acordado en la compra.

XtreamCodes: el único caso donde hubo problemas

Sin embargo, recientemente si ha habido un cierre que ha supuesto bastantes quebraderos de cabeza: el de Xtream Codes, la plataforma mediante la que se gestionaban esos enlaces para ofrecerlos a los compradores. Este era el sistema usado por una gran parte de los proveedores de IPTV pirata, a pesar de que la plataforma en sí no facilitaba la piratería, sino la gestión de los enlaces a contenido alojado por otros.

Así, aunque hubo unos cuantos días donde muchos vendedores de este contenido quedaron fueran de servicio y el tráfico IPTV se redujo en todo el mundo, al poco tiempo ya volvieron a estar operativos con otros sistemas de gestión. Y es que los cierres relacionados con el IPTV son similares a los del bloqueo de páginas web: cuando una muere, surge otra. Y actualmente no hay nada que pueda hacerse para frenar eso más allá de detener a los gestores de esos servicios, aunque hay muchos y la mayoría emiten desde países extranjeros, lo que dificulta su identificación y detención.

Por ello, se ha demostrado que la única alternativa que tiene la industria para frenar la piratería es ofrecer contenido legal sencillo y barato. Plataformas como Spotify han hecho que la piratería de la música caiga un 32% entre enero de 2017 y septiembre de 2018, mientras que en las películas y la televisión también ha habido bajado, aunque algo menor (19,2 y 7,7%, respectivamente). La presencia de plataformas de streaming ha beneficiado esa caída, pero quienes piratean sólo han cambiado, en muchos casos, de vía desde la cual lo hacían, ya que el IPTV pirata no para de crecer.