Nuevas reglas para desplegar satélites para ofrecer Internet desde el espacio

Operadores

Internet por satélite es un servicio para ofrecer conexión a Internet en cualquier lugar, independientemente de si tiene o no acceso a la fibra óptica o cuenta con cobertura 4G. Este servicio ya se ofrece por parte de algunas operadoras tanto en nuestro país como en todo el mundo. Sin embargo, el Internet desde el espacio está a punto de sufrir una revolución absoluta con las constelaciones de satélites LEO (Low Earth Orbiting u órbita terrestre baja) que están desplegando o desplegarán algunas compañías como SpaceX de Elon Musk. Para intentar “organizar” un poco este nuevo negocio, se han creado nuevas reglas para desplegar satélites para ofrecer Internet desde el espacio.

LEO o Low Earth Orbit, conocida como órbita baja, es una franja orbital situada entre los 160 Km de altura y los 2000 Km de altura. Aquí se ubica la Estación Espacial Internacional, la gran mayoría de los satélites meteorológicos o de observación y algunos satélites de comunicaciones. Esta órbita es la que utilizarán constelaciones de miles de satélites en los próximos años para ofrecer Internet desde el espacio a cualquier lugar del mundo.

Reglas para desplegar satélites en la órbita baja

La ITU o International Telecommunication Union por sus siglas en inglés, es la agencia especializada de Naciones Unidas para las tecnologías de la información y la comunicación. En la edición número 38 de su conferencia han adoptado una serie de reglas para el despliegue de satélites de órbita no geoestacionarios (NGSO) en bandas y servicios específicos. Esto incluye las mega constelaciones de satélites que se van a desplegar para ofrecer Internet desde el espacio.

starlink internet satelite

Todas ellas se ubicarán en la órbita baja de la Tierra y la regulación busca plazos más flexibles, equilibrios para evitar la saturación del espectro, mecanismos de coordinación y establecimiento de requisitos operativos relativos al despliegue. Esto busca coordinar el funcionamiento de los satélites no geoestacionarios que “se mueven” por el cielo durante su órbita alrededor del planeta.

Este regulación llega justo a tiempo ya que se están desplegando satélites de forma masiva para ofrecer telecomunicaciones a nivel global, incluyendo zonas aisladas y remotas. Estas contarán con Internet de alta velocidad y baja latencia gracias a la “cercanía” de los satélites con la superficie terrestre.

Bajo las nuevas reglas, las constelaciones deberán desplegar el 10% de sus satélites en 2 años, el 50% en un plazo de 5 años y tener completo el despliegue antes de 7 años. Finalmente, el secretario general de la ITU ha declarado que «Los sistemas satelitales no geoestacionarios son capaces de proporcionar medios de comunicación de alta capacidad y bajo costo incluso a las regiones más aisladas del mundo”.

Escrito por Claudio Valero

Fuente > ITU