Desmantelada una red que robaba tarjetas de crédito en España

Desmantelada una red que robaba tarjetas de crédito en España

Alberto García

El robo de tarjetas de crédito es unas de las actividades más extendidas en el mundo criminal, ya que pueden robar dinero, convertirlo rápidamente a criptomonedas o sacarlo en un cajero para tener dinero en efectivo para esconder. También pueden usar esos datos para venderlos y que sean otros quienes roben el dinero que hay en esa cuenta. Ahora, han detenido a una banda que se dedicaba a robar estos datos y lucrarse de ello usando estos métodos.

Mediante phishing, la banda había robado más de 300.000 euros

La banda desarticulada por la Policía Nacional obtenía los datos de las tarjetas bancarias mediante phishing con emails fraudulentos. En total han sido detenidas tres personas en Valencia, aunque también llevaban a cabo esta actividad en Barcelona, Alicante y por todo el territorio español, para hacerse con un total de 300.000 euros.

tarjeta de credito

La investigación arrancó el pasado mes de julio cuando se registraron varias denuncias de fraude bancario por parte de clientes afectados. Los delincuentes usaban las tarjetas robadas para extraer dinero en cajeros, comprar bitcoins, y comprar otros productos. Para poder operar con las tarjetas, las enrutaban a monederos virtuales para poder operar con ellas sin tener que tenerlas físicamente.

Los detenidos residían en Francia, y venían a España sólo a sacar el dinero. Después de tres meses de investigación, la policía identificó a uno de los miembros, y posteriormente a los otros dos integrantes de la banda cuando fueron a comprar productos electrónicos con tarjetas robadas. Posteriormente, pudieron localizar el apartamento de Valencia desde el que centralizaban su operativa en España y en el que sólo estaban unos días antes de volver a Francia para evitar dejar rastro.

Los correos falsos se enviaban sobre todo a través de móviles

La banda tenía en el piso diversos equipos informáticos, monitores, dispositivos inalámbricos y de red, y 29 móviles. Todo estaba plenamente operativo, donde los móviles eran la principal herramienta que utilizaban para enviar los emails falsos. De toda la operativa informática se encargaba principalmente un único miembro.

En el apartamento encontraron, además de todo el equipo, 4.050 euros en efectivo. Todavía está investigándose cuántas personas se vieron estafadas por la banda, pero de momento se estima que la cifra robada supera los 300.000 euros. A cada estafado le quitaron entre 300 y 4.000 euros, por lo que de media habría más de 140 personas afectadas.

Aunque se ha detenido a tres personas, la investigación toda está en proceso y no descartan realizar más arrestos en el futuro.